Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

jueves, 13 de julio de 2017

Apuntes del 31 Festival.

«Paradise» – El abismo en la tierra


La última producción de Andrei Konchalovsky se presenta hoy en Competencia Internacional

No hay paraíso sin infierno. A partir de tres personajes, Olga, Jules y Helmut, con distinto protagonismo en la Francia ocupada por los nazis, Andrei Konchalovsky construye un drama -de singular estructura- del horror inefable del Holocausto. En un blanco y negro aséptico, el ya legendario director los emplaza frente a una cámara -en un modelo confesional- y a partir de crudos testimonios teje una trama que revisiona el genocidio y las distintas ideologías en pugna.

Desde las entrañas de aquellos que fueron, de una forma u otra, partícipes de una parte de la historia negra del siglo maldito, y con un naturalismo enraizado en la potente fotografía de Alexander Simonov, Paradise se presenta como una vigorosa parábola del deseo intrínseco del hombre por sobrevivir, en medio de tanta muerte.



El prolífico realizador -a partir de un preciso guion escrito a cuatro manos con Elena Kiseleva- ahonda en las pasiones, pensamientos y fanatismos, para diseccionar los orígenes del espanto. Las complejas individualidades funcionan como un juego trágico en la construcción de una trama que con fuerza narrativa se despliega como una mirada singular sobre la crueldad humana, sus orígenes y la posible redención.










Fuente: Página oficial del 31 Festival Internacional de cine de Mar del Plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario