Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología, Cinerama y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

viernes, 4 de enero de 2019

Martin Scorsese... íntimo.

Nuestra generación

Declaraciones

Francis Ford Coppola


Coppola era, de alguna manera, el guia, el líder. Es algo mayor que nosotros. Y era un poco el padrino del grupo de cineastas de mi generación. Nos inspiró mucho, era una especie de modelo. Nos ayudo mucho. Jay Cocks me presentó a Coppola, al igual que me presentó a Mario Longardi, el agente de Fellini, y a muchos otros en Roma. Reuní mis documentales y mis películas de estudiante para el festival de Sorrento, en 1970, y fue allí donde conocí a Francis. En aquella época él escribía "El padrino" (The Godfather, 1972). Nos entendimos muy bien. Con su mujer y sus hijos nos fuimos a Pompeya y nos paseamos un poco. Cuando hice "Calles peligrosas" (Mean Streets, 1973) había que pagar cinco mil dólares a la San Gennaro Society (es un santo cuya efigie se ve en la escena de la procesión, rodada en la calle), y yo no los tenía. Le pedi a Francis si me podia prestar ese dinero, y lo hizo. Fue la primera persona a la que se lo devolví después de vender la película, y el fue el primer espectador de la película. Llevé una copia a San Francisco para mostrársela. El me animó. Nos guió mucho. Ya había rodado "El padrino", y la noche que le mostré "Calles peligrosas" pensó en De Niro para El padrino 2 (The Godfather, Part II, 1974).



Cuando hubo hecho "El padrino 2", una de las películas más grandes de la historia del cine,  empezó a ocuparse de su estudio. No dejaba de proponerme que trabajara con él. Pero nunca me ha apetecido trabajar bajo la responsabilidad de otro. Creo que es porque soy perezoso y no quiero trabajar para nadie. En realidad, no pienso que hubiera trabajado "para" él, pero la situación quizás no me habría permitido expresarme totalmente. Francis tiene sus sueños. Se concentra, trabaja y, algunas veces, sus sueños se concretan. En lo que a mí respecta, la cosa es diferente: ya es mucha suerte si llego a soñar una película a la vez y luego consigo realizarla. Pienso que en esa época, toda esta actividad -producir películas, supervisarlas- me habría impedido trabajar. Es cierto que hoy en día produzco películas de otros cineastas, pero esto no me desvía demasiado de mi trabajo. Pero en aquella época, ciertamente yo no habría podido concentrarme en mi carrera y producir al mismo tiempo. Cuando se trabaja en un estudio se depende de los responsables del estudio, eso me resulta imposible. Pero Francis me ayudó y me animó de verdad durante todos esos años. Leyendo el libro de Julia Philips, "You'll never eat lunch in this town again", me enteré de que a él no le gustaba "Taxi Driver". Nunca me lo había dicho. Fue hace más de veinte años. Hace unos seis años, el productor Irwin Winkler me dijo que Paul Schrader y Michael Chapman detestaba "Toro Salvaje". Thelma Schoonmaker me contó que al equipo de rodaje no le gustaba el tema de la película. Se preguntaban porqué perdia el tiempo haciendo una película sobre ese fracasado. Me quedé muy sorprendido. Pero posteriormente, en una cena, Paul le contó a Thelma que había vuelto a ver la película y que le había gustado. Me parece verdaderamente muy amable por su parte. No he visto a Chapman desde hace años. Recientemente, yo estaba rodando "Buenos amigos"(Goodfellas, 1990) en exteriores y él pasaba por allí, y se interesó por saber quién estaba rodando. Cuando le dijeron que era yo, vino a buscarme para decirme lo mucho que le habían gustado mis últimas películas. Fue verdaderamente amable.






Julia Philips: brillante productora, tiene en su haber "Taxi Driver", 1975, "Encuentros cercanos del tercer tipo", 1977, entre sus películas más celebres.
Michael Chapman: fue el operador jefe de "Taxi Driver", de "El último rock", 1978 y de "Toro Salvaje", 1980.
Thelma Schoonmaker: es la montadora de películas de Scorsese desde "Toro Salvaje".


Extraído de Martin Scorsese, mis placeres de cinéfilo, Editorial Paidos, 1998.

martes, 18 de diciembre de 2018

Cine y Arquitectura: 2049 o Blade Runner?.




Desde el futuro, Blade Runner 2049 nos habla sobre el presente de las ciudades






  • por Colin Newton
Desde el futuro, Blade Runner 2049 nos habla sobre el presente de las ciudades, © 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. <a href='http://www.imdb.com/title/tt1856101/mediaindex'>via imdb</a> (utilizado bajo <i>fair use</i>). ImageLa acción en <em>Blade Runner 2049</em> no suele desarrollarse en Los Angeles. Aquí, K llega a Las Vegas



© 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. via imdb (utilizado bajo fair use). ImageLa acción en Blade Runner 2049 no suele desarrollarse en Los Angeles. Aquí, K llega a Las Vegas






Debería existir una palabra para ese tipo de películas que se encuentran a medio camino entre secuela y reboot —reinvención—pero como no la hay, solo lo llamaremos Blade Runner 2049, o mejor, 2049. Esta cinta es quizás más sutil en la forma en que se refiere al clásico distópico de Ridley Scott, que otros reboots como Star Wars: The Force Awakens, pero no es necesario hacer la comparación.
Debería existir una palabra para ese tipo de películas que se encuentran a medio camino entre secuela y reboot —reinvención—pero como no la hay, solo lo llamaremos Blade Runner 2049, o mejor, 2049. Esta cinta es quizás más sutil en la forma en que se refiere al clásico distópico de Ridley Scott, que otros reboots como Star Wars: The Force Awakens, pero no es necesario hacer la comparación.
Por ejemplo, es fácil ver guiños de personajes de la Blade Runner original en 2049: el detective privado Rick Deckard es ahora el estoico K; la femme fatale Rachael es Joi, un acompañante holográfico que se balancea en la línea entre lo robótico y lo humano; el loco Roy Batty es ahora la asesina Luv. Además, no debemos dejar de mencionar la manada de replicantes que se hacen pasar por humanos y policías con segundas intenciones. De hecho, uno de los pocos personajes que no se repite es la ciudad de Los Angeles, cuya arquitectura está sorprendemente disminuida en comparación con el primer film. El resultado final está desprovisto de un alma cívica, por decirlo de alguna forma, pero quizás ése es el punto.
La arquitectura en el <em> Blade Runner </em> original posee más "alma cívica" que su sucesor. Image © 1982 Warner Bros. Entertainment Inc. via The Red List (used under fair use)
La arquitectura en el Blade Runner original posee más "alma cívica" que su sucesor. Image © 1982 Warner Bros. Entertainment Inc. via The Red List (used under fair use)
Los Angeles en Blade Runner era una paradoja: una ciudad muerta, pero vibrante; sucia, pero siempre bajo la lluvia; superpoblada, pero en constante proceso de quedar abandonada. Es un patrimonio complejo que pertenece tanto a la ciudad como a la cinta. Los Angeles ha servido de telón para muchas películas y su arquitectura única ha sido invocada por cineastas e historiadores del arte. La ciudad tiene un papel tan importante en la historia del cine, que películas como Kiss Me Deadly (1955) pueden ser consideradas recuerdos de una arquitectura que ya no existe.
Un ejemplo destacado es el edificio Bradbury, un hito arquitectónico en el centro de Los Angeles que ha sido registrado tanto en películas de cine negro —D.O.A., Marlowe, Chinatown— como en aquellas de ciencia ficción y fantasía —The Outer LimitsThe Night Strangler—, por lo que se dio por hecho que también tomaría un papel relevante en Blade Runner.
© 1982 Warner Bros. Entertainment Inc. <a href='http://moviecitynews.com/2012/10/wilmington-on-dvds-blade-runner/'>via Movie City News</a> (utilizado bajo <i>fair use</i>). ImageEn quizás su papel más famoso, el Edificio Bradbury refleja el eclecticismo de la arquitectura en <em>Blade Runner</em>
© 1982 Warner Bros. Entertainment Inc. via Movie City News (utilizado bajo fair use). ImageEn quizás su papel más famoso, el Edificio Bradbury refleja el eclecticismo de la arquitectura en Blade Runner
De hecho, la batalla final de Blade Runner en el Bradbury es probablemente el rol más importante del edificio. Que haya participado en películas de la década del 40 y en distopías del siglo XXI, sugiere su naturaleza atemporal y refleja la ecléctica arquitectura de su edificio.
En consecuencia, Los Angeles de Blade Runner no es tan diferente de Los Angeles de Chinatown. Ambos filmes entienden que Los Angeles, como ciudad, nos habla sobre el potencial del espacio vacío y del interés en el espacio densificado. Comparen a Deckard haciéndose paso entre personas y animales en las calles de Los Angeles en el club de Taffy Lewis (Hy Pyke) con la gente que repentinamente rodea a J. J. Gittes (Jack Nicholson) al final de Chinatown. Cada escena logra que un espacio urbano abarrotado parezca extrañamente ingrávido: Blade Runner gracias a la técnica de slow motion, mientras Chinatown lo logra gracias a una aireada fotografía.
© 1982 Warner Bros. Entertainment Inc. <a href='http://moviecitynews.com/2012/10/wilmington-on-dvds-blade-runner/'>via Movie City News</a> (utilizado bajo <i>fair use</i>). ImageEn <em> Blade Runner </em>, la arquitectura es ominosa e incluso de carácter gótico
© 1982 Warner Bros. Entertainment Inc. via Movie City News (utilizado bajo fair use). ImageEn Blade Runner , la arquitectura es ominosa e incluso de carácter gótico
Ambas películas también entienden la naturaleza siniestra y gótica de los edificios de la ciudad estadounidense: lo que era arquitectura neocolonial española en Chinatown se convierte en academicismo francés en Blade Runner. Además, uno podría postular que Blade Runner trata el tema central de esta última cinta: el agua y su importancia para la civilización. 
© 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. <a href='http://www.imdb.com/title/tt1856101/mediaindex'>via imdb</a> (utilizado bajo <i>fair use</i>). ImageNo hay mucha diferencia con la arquitectura de Los Ángeles que se muestra en <em>Blade Runner 2049 </em>
© 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. via imdb (utilizado bajo fair use). ImageNo hay mucha diferencia con la arquitectura de Los Ángeles que se muestra en Blade Runner 2049
La bien cuidada propiedad de Evelyn Cross Mulwray (Faye Dunaway) en Chinatown está a una sequía de distancia de parecerse a la zona desértica del Río Porciúncula, donde Gittes se encuentra con tierra agrietada, muebles abandonados y un niño solitario montado en un burro. Si hubiera estado lloviendo, la escena podría ser de Blade Runner.
© 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. <a href='http://www.imdb.com/title/tt1856101/mediaindex'>via imdb</a> (utilizado bajo <i>fair use</i>). ImageEn <em> Blade Runner 2049</em>, la arquitectura es reemplazada con cinematografía mocromática. Aquí, Las Vegas es ANARANJADO.
© 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. via imdb (utilizado bajo fair use). ImageEn Blade Runner 2049, la arquitectura es reemplazada con cinematografía mocromática. Aquí, Las Vegas es ANARANJADO.
Esta distinción surrealista ha sido restada de 2049: la narración no se queda en Los Ángeles, la película incluso se abre más allá del límite norte de la ciudad. Y estas ubicaciones lejanas carecen de identidad. No hay estructuras históricas. La sede central del Departamento Policial de Los Angeles (LAPD, por su sigla en inglés) en el centro de la ciudad realmente no parece tan diferente de las granjas de California o de los depósitos genéricos de San Diego. Tampoco hay mucha variación dentro de las escenas. Mientras que Blade Runner se llenó de luces y sombras contrastantes, 2049 tiene una paleta monocromática, prácticamente en mayúsculas: las tierras de cultivo son GRISES; Las Vegas es ANARANJADO; una noche en la playa es NEGRA. Es como si el color fuera un sustituto de la arquitectura.
© 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. <a href='http://www.imdb.com/title/tt1856101/mediaindex'>via imdb</a> (utilizado bajo <i>fair use</i>). ImageNo hay mucha diferencia con la arquitectura de Los Ángeles que se muestra en <em>Blade Runner 2049 </em>
© 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. via imdb (utilizado bajo fair use). ImageNo hay mucha diferencia con la arquitectura de Los Ángeles que se muestra en Blade Runner 2049
De hecho, si hay algún vestigio de un paisaje local notable, es la ubicuidad de los anuncios públicos (y no únicamente por la forzada "maldición de Blade Runner"). En nuestra era, las vallas publicitarias de Sunset Boulevard en Hollywood tienen una omnipresencia que se acerca a lo chillón. En el futuro de Blade Runner, las corporaciones multinacionales bombardean a una población cada vez más desilusionada con deslumbrantes imágenes. Mientras en 2049, los comerciales son aún más invasivos. En el final de la película, K se encuentra con una valla publicitaria enorme (MORADA) con el holograma de Joi mientras camina por las calles de la ciudad. Ella es a la vez familiar e indistinguible de la Joi de cualquier otro hombre solitario, un gigante que se extiende a lo largo de la costa, evitando la individualidad. Abrumado, K se derrumba.
El futuro es ahora homogéneo, un desafortunado efecto colateral de la globalización. Cuando la cultura global es la cultura local, Los Angeles se parece a San Diego, entonces ¿por qué Sunnyvale, California, no debería parecerse a Qingdao, China? Además de la contaminación y el crisol urbano, el futuro retratado en 2049 puede no ser tan distinto desde el punto de vista arquitectónico como antes, pero no es menos aterrador e impresionante desde el punto de vista cinematográfico que en Blade Runner.

Colin Newton es un escritor freelance en Los Angeles. Su trabajo ha sido publicado en diarios locales y blogs, y cubre temas relacionados a arte y cultura. Escribe sobre cine, filosofía y más en IdolsAndRealities.wordpress.com.
Fuente: www.plataformaarquitectura.cl