Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

lunes, 11 de julio de 2016

Paul Greengrass, Hanks y el Capitán Phillips.


http://da.feedsportal.com/r/176967770021/u/49/f/502949/c/32665/s/31e97eeb/a2.imghttp://pi.feedsportal.com/r/176967770021/u/49/f/502949/c/32665/s/31e97eeb/a2t.imghttp://feeds.feedburner.com/~r/blogdecine/~4/3ZmUOCuT4Ls?utm_source=feedburner&utm_medium=email

Pieza fundamental en la configuración del cine de acción tal y como se entiende hoy por hoy —aunque parece que el género está retomando patrones de los años ochenta bajo la clara influencia del éxito de las dos entregas de ‘Los mercenarios’ (‘The Expendables’, Sylvester Stallone, 2010)—, no podríamos pasar por alto la figura de Paul Greengrass como el claro determinante del viraje que, a mediados de la pasada década, daba un cine que hasta entonces había seguido las agotadoras formulaciones de Michael Bay y allegados, abandonando la enérgica sequedad que lo había caracterizado hace tres décadas.
La incursión de Greengrass en la saga de Bourne sirvió para establecer de forma definitiva el estilo de un cineasta que mezcla de forma brillante ficción y documental, acercando sobremanera la adrenalina de la acción a un espectador que sólo puede esperar que tanta testosterona no sea perniciosa para la salud. Y ahora, tres años después de que público y crítica recibieran de forma injustamente gélida a la muy reivindicable ‘Green Zone: Distrito protegido’ (‘Green Zone’, 2010), Greengrass vuelve a la gran pantalla con una nueva apuesta por mantener al respetable anclado a la butaca, esta vez en alta mar y de la mano de Tom Hanks.
El argumento
‘Capitán Phillips’ (‘Captain Phillips’, 2013) nos contará la historia real de Richard Phillips, el capitán de un buque de carga de la Maerks —el Maerks Alabama— que fue asaltado en 2009 por varios piratas somalíes. El hombre se ofreció como rehén a cambio de que dejaran libre a su tripulación, de ahí que pasara varios días con sus captores en un pequeño bote antes de que fuera liberado por fuerzas militares estadounidenses.
El director
Como decía al comienzo, la figura de Paul Greengrass resulta imprescindible para entender, por ejemplo, por qué la saga de Bond efectuó el arriesgado viraje que supuso ‘Casino Royale’ (id, Martin Campbell, 2006) o cuáles son las bases sobre las que Chris Nolan asienta su forma de narrar la acción en la trilogía de Batman. Observable de forma temprana en ‘Resurrected’ (id, 1989), su debut en la gran pantalla, y tras el paréntesis que supuso su estancia en la televisión y aquella ñoña cinta protagonizada por Kenneth Branagh y Helena Bonham Carter que fue ‘Extraña petición’ (‘The Theory of Flight’, 1998), será ‘Bloody Sunday (Domingo sangriento)‘ (‘Bloody Sunday’, 2002) el vehículo que provocará que las miradas comiencen a centrarse en Greengrass como el ejemplar narrador de acción que es.
Unas miradas que terminarán siendo factor determinante para que sea elegido como el sucesor de Doug Liman al frente de la saga de Bourne, firmando sus espléndidas segunda y tercera entrega y estableciéndose mediante ellas como el hombre a tener en cuenta para plasmar como nadie el género en celuloide. Será gracias a ‘United 93’ (id, 2006), su siguiente paso en el séptimo arte, que algunos lo tachemos directamente de genio, un epíteto que le va como anillo al dedo al responsable de un magistral ejercicio de virtuosismo cinematográfico visceral y cautivador que dejaba al espectador completamente demolido.
Comparado con ella, es cierto que ‘Green Zone’ sabía a poco, pero la cinta con Matt Damon y la búsqueda de armas de destrucción masiva en Baghdad mantenía un nivel bastante por encima de la media como para no haberse estrellado en taquilla, no llegando a recuperar a nivel mundial sus 100 millones de inversión y provocando que hayamos tenido que esperar tres largos años para poder volver a disfrutar de la energía de Greengrass en las salas de cine.
Los actores
Mas que de “actores” en ‘Capitán Phillips’ tendríamos que estar hablando de “El actor”, ya que es la presencia de Tom Hanks la única cabeza visible en un reparto compuesto por desconocidos y en el que sólo destaca una Katherine Keener que, en la piel de la mujer de Richard Phillips, tiene una aparición testimonial. Así las cosas, y con el cabecilla de los piratas somalíes dando muestras de poderío en lo que se ha podido ver en los trailers, es sobre los hombros de la estrella sobre los que reside gran parte del potencial económico de la cinta.
 

Necesitado de un éxito que vuelva a encauzar una trayectoria que en los últimos años ha navegado a la deriva, el último taquillazo del oscarizado actor fue hace cuatro años con ‘Ángeles y demonios’ (‘Angels & Demons’, Ron Howard, 2009), segunda entrega de las aventuras de Robert Langdom. Pero decir cuatro años en Hollywood es lo mismo que decir diez, y es imperativo que Hanks —al que veíamos el año pasado en la espléndida ‘El atlas de las nubes’ (‘Cloud Atlas’, Tom Tykwer, Lana y Andy Wachowski, 2012)— vuelva a encontrar la estrella que haga relucir su inmenso talento como lo hizo en el pasado, algo que sus próximos proyectos con Zemeckis, Howard y Tykwer pueden terminar logrando. Esperemos que así sea.
 
La noticia 'Capitán Phillips', la película fue publicada originalmente en Blogdecine por Sergio Benítez.
 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario