Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Perfiles del 24 Festival de Cine de Mar del Plata, entrevista a Alejandro Montiel.

Entrevista a Alejandro Montiel - Director de Chapadmalal


¿Cómo fue la aproximación al tema de tu película?

Siempre tuve un interés por los ancianos. Para mi representan la sabiduría, la experiencia. La vejez es un tema que me interesa y que me gusta trabajar. Siempre creí que si llego a ser un viejo feliz, la vida habrá valido la pena. También mis abuelos fueron muy importantes en mi vida y los últimos años acompañé a mi abuela que estuvo internada en un geriátrico. Los abuelos me enseñan algo que los demás no me pueden enseñar. Son una lección sobre la vida y la muerte. Y sobre eso trata mi película. Puse el acento en la experiencia, e intenté intervenir lo menos posible en el discurso de los entrevistados. Para mí Chapadmalal siempre fue una película de ellos. Me gustaba la idea de que tengan un espacio para contar. Ellos son los que nos cuentan lo importante, los únicos que tienen la posibilidad de hacer una síntesis completa. Yo pongo atención a lo que tienen para decir porque está ahí lo que realmente importa. Ellos saben que importa al final del camino y nos dan siempre una guía para caminarlo.


¿Cuáles fueron los desafíos a la hora de filmar?

El desafío como siempre es hacer. Pero el desafío más grande siempre es la convivencia, el contacto con la gente, estar receptivo, saber escuchar. El desafío es conectar con la gente. Más aún en un documental. Las relaciones con la gente, con el equipo de trabajo, con los entrevistados, y con quien quiera que esté cerca, hasta con quienes están de curiosos cerca de la filmación. La receptividad es la clave para filmar. Porque yo solo recojo lo que hay frente a la cámara y al micrófono y luego le doy un orden y le pongo música. Otro de los desafíos es no desviarme de lo pautado, siempre hay propuestas y surge de todo en un rodaje, muchas sugerencias de la gente y de la realidad, pero el desafío siempre es saber que hay que seguir el camino trazado. El trabajo del director es saber escuchar y elegir lo que sirva mejor para la historia que se va a contar. Este es mi primer documental, yo soy un director y un guionista de ficción, así que filmar un documental para mí fue un desafío. Hay que confiar mas que nunca en la gente, ellos no te defraudan, si sabes en quien confiar, claro. En este documental no había un guion detallado, había personas, un lugar, un estado que es el de las vacaciones, una vaga idea de que ellos podian hacer la película, de que solo ellos sabían lo que tenían que decir. Y así fue, el desafío fue confiar en la gente. Creo que esta buenísimo, mi estética es esa, confiar en la gente, ellos saben.

¿Cuántas entrevistas realizaron y cuantas quedaron en la peli?

Se realizaron muchas, no tengo la cuenta, pero no tantas como había pensado que necesitaba. Mi idea era que las entrevistas duraran lo más posible que se pudiera. Quería ahondar en los personajes. Que el espectador se tome el tiempo de escucharlos. Nos ayudo convivir con ellos en el hotel de Chapadmalal. Hizo que fuesemos hacienda una preselección natural. En eso me ayudo todo el equipo, en especial Daniela Goggi, sin ella no hubiese podido, trabajo genialmente, ella es muy
receptiva y conocía a todos los abuelos que estaban en los contingentes que eran más de doscientos y además se hacía amiga de ellos y los sondeaba antes de filmar. Nosotros éramos como los nietos de esos cientos de abuelos, eso facilito todo. Las entrevistas estaban todas buenas, solo que algunas eran mas interesantes para la película.


¿Cuáles fueron los factores que te hicieron incluir unas entrevistas y no otras?

Los factores fueron muchos. Una cuestión de discurso. En principio el personaje, que sea definido y se diferencie de los demás, que tenga algo único. También que tenga carisma. A veces el tema que tocaba algún entrevistado, aunque todos fueron por el mismo camino ya que las preguntas siempre trataban los mismos temas. Hay que pensar esto como una composición musical o como una pintura. Una cuestión de equilibrio, de colores y de notas. Las entrevistas eran esas notas. Algunas desafinaban dentro del todo. Una vez que tuve la entrevistas tuve que elegir ese es el trabajo y ahí esta mi mayor intervención, que en un punto es caprichosa aunque ese capricho es lo que me imagine que quería de la película. Además las entrevistas están editadas, porque algunas entrevistas duraban mas de una hora en el bruto.
Quedaron las mejores. Las más emotivas y las más interesantes.





¿Cuáles son tus futuros proyectos?

Mi próximo proyecto es un largometraje que voy a filmar en San Luis. Un policial en tono de comedia, o una comedia con estructura de policial. El titulo es Extraños en la noche, como la canción. La protagonista es Erica Rivas y el otro protagonista no lo puedo decir aún, estamos en tratativas. Trata sobre una pareja de músicos un poco bohemia que se dedican a escuchar a los vecinos de su edificio. Una noche creen escuchar un disparo en el piso de arriba y comienzan la investigación policial.
El hilo conductor es el supuesto crimen, lo que lleva la acción. Es una comedia, un poquito romántica también. Es una película muy divertida y a la vez te atrapa porque el policial esta muy desarrollado. Siempre querés saber que va a pasar, hay mucho suspenso y mucho slapstick comedy. Quería hacer una película que tenga de todo para el público y escribí junto a Milagros Roque Pitt esta historia. La idea es que el espectador no se duerma ni un segundo, que siempre este atrapado y que se muera de risa. Pero también quise que haya algo de comedia romantica. Los personajes son encantadores y muy simpáticos, representan un poco el modo de vivir de los artistas, sin plata, llenos de sueños y con mucha imaginación.


Fuente: Festival Internacional de Cine de Mar del Plat nook diseño web / Big Sur

No hay comentarios:

Publicar un comentario