Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

viernes, 16 de junio de 2017

El juez, Downey + Duvall.




Robert Downey Jr. produce y actúa en El Juez, junto con Robert Duvall, quien interpreta a un magistrado de pueblo acusado de un homicidio. Downey Jr. es un abogado exitoso que vuelve a su lugar de origen a hacerse cargo del juicio contra su padre. En esta exclusiva charla, los dos Robert hablan sobre la película.


Esta es una película del tipo que los estudios ya no hacen.

Robert Downey Jr.: Sí, pero ¿sabés que?  La hicieron. Eso es lo grandioso que tiene esta industria: nadie hace nada hasta que alguien lo hace. Sospecho que siempre fue así. Hace veinticinco o treinta años yo actué en "Ciencia loca" y después aparecieron "Los cazafantasmas" o "Volver al futuro" de la mano de directores de comedias. Al día de hoy, todavía estamos hablando de esas películas.

El juez no termina en un juicio, sino que va más allá, como un melodrama de los años 50.

RDJ: Creo que los verdaderos dramas tienen que ser realmente ingenioso para que no salgas destruido por tantos golpes pensando que no hay salida. La película comienza de una manera extraña y después hace que te sumerjasw más y más, pero nunca te ahoga, mantiene la liviandad aun en situaciones muy oscuras.

Una vez un director me dijo que todas las películas son sobre padres e hijos. "Iron Man" era sobre Tony Stark y el padre, por ejemplo.

RDJ: Howard, sí. Bueno, yo recuerdo que alguien me dijo que hay siete tramas para todas las películas. ¿En serio? A mí me parece haber visto doce o veinte o treinta. Igual, cada vez que alguien generaliza esconde algo de verdadero: en las películas de Sherlock Holmes nunca vemos al padre, pero quizás la figura paterna es la época victoriana en Inglaterra y el hijo es el crimen. Todo se trata sobre el desafío de contar una historia en la que Sherlock Holmes es el padre de la historia, pero es a su vez el hijo del hombre sobre el cual trata la historia en sí.

Sin develar nada, el final de El juez queda abierto.

RDJ: A mí me encantan ese tipo de películas con finales ambiguos, aunque usualmente no trabajo en ellas. Yo termino en películas que son muy claras sobre lo que sucede al final y esto no tiene nada que ver con que sean películas de género, sino por cómo están escritas. A veces leés guiones que sabés que son muy inteligentes, pero están mal ejecutados.

¿Cómo resuena en ustedes ser padre e hijo en esta película?

Robert Duvall: Bueno, en mi caso, me identifico con la complejidad del asunto. Mis problemas empiezan con mi hijo, que es un catalizador de todo lo que me afecta. El porcentaje de amor y odio cambia a diario en la relación, como todos los lazos que nos unen a las familias. En este caso, es un lazo profundo, aunque perturbador.

RDJ: Sí, mi personaje, Hank Palmer, no es consciente de esa característica de la relación.

Como todo hijo

RDJ: Exacto. Pero hay una escena en la que trata de contarle al juez todos los errores cometidos como padre y al final el juez le dice: "De nada". Tiene razón, porque gracias a él, Hank llegó hasta donde está, más allá de las situaciones que vivió para llegar ahí. Su respuesta es "de nada" porque en ese punto creemos que Hank podría ser un buen tipo que busca a su padre. Alguien observó que aunque en toda la película podemos pensar que el juez es un tipo difícil, nunca se desvía de ser directo y honesto, y eso es una virtud.

RD: El juez intenta hacer las cosas bien, pero sus acciones tienen una marca negativa encima. Él quería tener a su familia junta, pero sus hijos no le reconocen sus intenciones.

La película habla del legado que dejamos, porque el juez quiere ser recordado. Todos tratamos de ser inmortales en ese sentido.

RD: A veces hacemos cosas muy malas para que nos recuerden.

RDJ: Creo que el legado tiene que ver con la proyección que tiene Hank del juez, que es como una brújula moral. Hank se alejó de su familia y se preocupó por el dinero. Parte del "volver a casa" "en cierto extraño sentido" se trata de completar la educación para convertirse en un hombre. Y ese consejo no lo quiere escuchar de parte de su padre. Si lo leés en papel, el juez no es un personaje muy agradable, pero Bobby lo interpretó de tal manera que encontró grandeza en la relación con los demás.

¿Y cuál es su aproximación en esta película con tanto diálogo?

RDJ: Bueno, todos tienen su método. David (Dobkin, el director) pasó mucho tiempo filmando y observándonos sin darnos muchas notas. No nos guió demasiado. A veces yo interrumpía la escena sorprendido y preguntaba si no necesitaba otro ángulo, pero después veía lo filmado y él tenía todo cubierto, porque ponía la cámara en diferentes lugares. Aun en una escena en la que tenemos una botella de licor de por medio como punto visual de referencia, continuaba cambiando la manera en la que la veías y mantenía cierto interés visual en la conversación. Confío en él y en Janusz Kaminski, nuestro director de fotografía, que era un personaje más en la película. Y claro, en el elenco.

RD: ¿Nos vemos como una familia?

Si.

RDJ: Es lo mismo cuando vemos qué rol cumple cada uno en una familia: Dobkin nos dirigía de determinada manera para que nos pareciéramos a una familia con características en común.

¿Planean dirigir de nuevo?

DRJ: Sí.

RD: Sí, mi esposa va a interpretar a una texana latina, una mujer de campo. Trabajé mucho tiempo en esta película, que tiene un buen elenco.

Es interesante porque en la película, vos, cuando crecés, hablás mal de tu mentor.

RDJ: Sí.

RD: ¿Quién habla mal?

Todos. Usualmente, nuestro camino en la vida es desprenderse de nuestro maestro y aprender a equivocarse solo.

RDJ: Totalmente. Hank hace exactamente eso con el juez.

RD: Sí, es verdad. Algunas personas se quejan por cualquier cosa. Conocí a algunos que criticaban a Messi o a Maradona. Decían que no eran geniales. Todos se quejan de algo, todos creen que pueden hablar. Nunca es suficiente. ¿Chango todavía trabaja?

¿Félix Monti? Sí.

RD: (imitándolo) "Hola, che, ¿cómo estás?".

(A RDJ:) Habla así porque Chango tiene un acento muy marcado, es de Argentina. Fue director de fotografía de "Gringo viejo" con Gregory Peck.

RDJ: Oh...

RD: Mucha gente de México no quiere trabajar con él, pero yo lo considero un tipo muy profesional. Un gran director de fotografía que puede iluminar cualquier escena en tres segundos. Nunca vi a alguien trabajar tan bien, tan rápido. ¿Con quién había trabajado hace poco? Un director muy bueno.

Juan José Campanella.

RD: Sí, el director de "El hijo de la novia".

Y ganó el Oscar por "El secreto de sus ojos".

RDJ: Oh, Dios...

RD: Qué tipo serio ese Campanella. Me hubiera encantado que Argentina ganara el Mundial. Amo a Messi.

¿Cuál es tu lugar favorito para comer en Argentina?

RD: A mí me gusta uno que hace unos churrascos riquísimos. La Cabrera es bueno, pero a mí me gusta uno al lado del Four Seasons.

RDJ: Para Bobby, la actuación es fácil. Pero la comida es algo muy serio.


Fuente: Revista Miradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario