Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología, Maestros de la imagen y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

miércoles, 15 de junio de 2016

Apuntes del festival, número 30.

«Trato de encontrar un lenguaje que refleje las experiencias de los personajes»



Atom Egoyan (izquierda)

Nacido en El Cairo, pero criado en Canadá, Atom Egoyan, es uno de los más prolíficos realizadores de los últimos 15 años. En esta edición del Festival vino a Mar del Plata para presentar su última obra, Remember, protagonizada por un soberbio Christopher Plummer, en Competencia Internacional. El film es un estudio acerca de la demencia senil y la obsesión de un hombre por cazar a la persona que mató a su familia, y la de su mejor amigo, en los campos de concentración de Auschwitsz, durante la Segunda Guerra Mundial.

La película fue escrita por el joven Benjamín August. Frente a un guion que no es de su autoría lo que el director se plantea  es "si va a seguir interesado en esta historia los próximos meses”, afirma. "A veces uno tiene una reacción inmediata con un guión y piensa que lo ama, pero otras, al cabo de unas semanas, ese guión deja de gustar, deja de revelarse y empieza a aburrir. Entonces la pregunta es: ¿este guión tiene lo suficiente para seguir siendo descubierto a lo largo de los diversos procesos de realización de un film: ya sea el casting, el rodaje, el visionado, el viaje a festivales? El guión siempre debe permanecer fresco”.



¿Qué fue lo que le pareció fresco de Remember?
La idea de que Christopher Plummer podría interpretar este personaje. Tener las cámaras lo más cerca posible de su rostro para poder observar todos los detalles que podría llegar a aportarle a este guión.

¿Cómo se maneja el ritmo de una película para mantener atrapado al espectador?
Una de las maneras es la tensión que se genera a partir de la consonancia y la disonancia del diseño visual y el diseño sonoro. En este caso el sonido aporta mucha tensión porque lo que nosotros hemos creado para esta película fueron paisajes sonoros muy inusuales, y desde el punto de vista visual, este diálogo que logramos entre la cámara fija y la cámara en mano.
En el film hay una subliminal crítica a la violencia en Estados Unidos. Para que esta crítica no tome un primer plano ni sea subrayada, Egoyan desarrolla una idea violenta increyente en toda la historia: "tiene que ver con la tensión sobre lo que resulta inesperado. El público se pregunta si alguien lo va a agarrar a este hombre portando ese arma. Además es intrigante si el plan del protagonista se va a poder concretar. Tenemos miedo que no lo pueda concretar”.
Egoyan es un director en plena actividad artística: Remember es su tercer film consecutivo, luego de Devil´s Knot y The Captive. "Los últimos tres años fueron una locura”, confiesa. "Además de producir una película por año, hice cuatro óperas, instalaciones artísticas y también soy docente. Es demasiado. No es la mejor manera de trabajar. Antes yo solía hacer una película cada dos o tres años y me parece que es un ritmo mucho mejor”.

¿Y los proyectos arrancan cuando termina el anterior o se van superponiendo?
Depende. Los últimos tres años fueron muy complicados porque por culpa de una ópera o una obra de teatro tenía que interrumpir el proceso de producción o edición de una película. La verdad es que eso dista de ser una situación ideal. A veces depende del guión y los actores. En el caso de Remember, los intérpretes tienen una edad avanzada, por lo que teníamos que filmar bastante rápido, casi urgente. En Devil´s Knot, Reese Witherspoon quedó embarazada y tuvimos que apurar el cronograma. No pudimos hacer las cosas como habíamos planeado. En mis primeras películas, trabajé con actores que no eran muy difíciles de coordinar, pero, por ejemplo, con los cantantes de ópera es más complicado ya que tienen esquemas fijos desde hace años, o con varios años por adelantado, mientras que los calendarios de los actores de cine cambian constantemente.

La memoria es un tema recurrente en su filmografía. ¿Por qué utiliza este tópico como mecanismo de narración?
La estrategia que yo uso a la hora de escribir guiones tiene que ver con trazar un paralelo entre presente y pasado, como un desplazamiento constante, un vaivén para que el personaje navegue entre dos momentos temporales. En el caso de Remember, es diferente porque es lineal, y además porque el personaje, debido a su demencia senil carece de subtexto, algo que en otras películas no ocurre. Lo que yo trato de encontrar es un lenguaje que refleje las experiencias de los personajes.
Atom Egoyan comenzó a filmar siendo muy joven, con apenas 20 años, y ya lleva alrededor de 20 largometrajes como realizador. "Tuve la suerte de ser uno de los realizadores que tuvo la experiencia de vivir la revolución que significó pasar de lo analógico a lo digital. Por eso exploré personajes que pudieron generar imágenes de sus propios seres, de sus propias vidas y sus propias experiencias. Me permitió forjar un rumbo certero muy particular como realizador. La mayoría de las experiencias de mis personajes están mediadas por algo. En el caso de Remember, la experiencia del personaje de Christopher Plummer, está mediada por la carta de Max, interpretado por Martin Landau”.
Para concluir, el director reflexiona que tuvo el privilegio de tener grandes actores en todos sus films, incluso en sus primeras obras: "Esto es muy importante, porque realmente estos son conceptos que son muy difíciles de representar. Es realmente muy positivo haber contado con actores de la talla de los intérpretes con los que yo he trabajado”.
 
 
Rodolfo G. Weisskirch
 

 Extraido del 30 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario