Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología, Maestros de la imagen y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

lunes, 7 de julio de 2008

Un tesoro que no se esperaba


Cuando el mundo daba por perdida la versión auténtica de la obra maestra de Fritz Lang, ésta fue encontrada por la directora del Museo del Cine en los archivos de esa institución, donde permanecía en las sombras desde 1992.


La versión original de Metrópolis, la obra maestra del cine mudo alemán que se daba por perdida, reapareció en Buenos Aires, más precisamente en el Museo del Cine Pablo C. Ducrós Hicken. “Sí, es material del auténtico Metrópolis; conozco el film y no hay duda”, aseguró ayer Martin Koerber, restaurador de la versión que se conocía hasta ahora de esa joya de la historia del cine y uno de los tres expertos que han inspeccionado el material. Se trata de un conjunto de escenas dadas por desaparecidas desde hace décadas, que ofrecen una perspectiva “distinta” de la parábola futurista de Fritz Lang.

Esta copia de Metrópolis, tal como Fritz Lang la presentó en 1927, tiene múltiples rayaduras, dado que no ha pasado por las manos de un restaurador, lo que no implica, según el experto, que no sea un tesoro del cine. “Cómo fue a parar a Buenos Aires es algo que no puedo decirle. Es exclusiva de Die Zeit: es una historia misteriosa por la que habrán pagado lo suyo. Lo sabrán usted y todos los lectores en su versión completa en el quiosco”, bromeó Koerber. Se sabe hasta el momento que esta historia llena de suspenso de la reaparición de Metrópolis empieza cuando la actual directora del Museo del Cine de Buenos Aires, Paula Félix-Didier llegó a la redacción de Die Zeit con la versión íntegra del film desaparecido hace 80 años. La estaban esperando expertos restauradores de la obra de Lang invitados por la publicación y dispuestos a cotejar el material. Los tres especialistas le dieron rango de hallazgo sensacional.

Se trata, al parecer, de la versión que Lang presentó en enero de 1927 en Berlín. La trama de la película es conocida: Metrópolis es la ciudad futurista donde los trabajadores viven bajo tierra y donde el hijo del explotador se enamora de una muchacha operaria. Así se presentó y así se vio en Berlín hasta mayo de ese mismo año. Luego se perdió, hasta que reapareció hace una semana en el equipaje de la directora del museo, que hoy a las 17, en la sede de la Dirección de Museos porteña, dará más precisiones sobre su travesía alemana con el original de Metrópolis en sus manos.

Según la reconstrucción de los hechos que se publicará en Die Zeit, el rescate del material se debe, en primer lugar, a Adolfo Z. Wilson, de la distribuidora Terra, que se llevó a Buenos Aires una copia para mostrarla en los cines argentinos. De sus manos pasó a las de Manuel Peña Rodríguez, un coleccionista privado, que en los ’60 se la vendió al Fondo Nacional de las Artes, al parecer desconociendo su valor. La copia fue a parar en 1992 al Museo del Cine, cuya dirección asumió en enero Paula Félix-Didier.

La directora del museo empezó a sospechar que se podía tratar del original de Metrópolis cuando notó la extraordinaria duración del film, mucho mayor de la que consta en la versión hasta ahora conocida. Así descubrieron, junto a otros expertos locales, las preciadas escenas perdidas. Félix-Didier quería, según Die Zeit, que el hallazgo saltara a la luz en Alemania, el lugar donde trabajó Lang. Un contacto con una redactora de la prestigiosa publicación alemana hizo el resto: la cadena del descubrimiento se puso en marcha. Las escenas ahora recuperadas –pudo adelantarse– son “esenciales” para la comprensión cabal del film.

No sólo se entiende por fin el papel de algunos de los protagonistas, sino que además gana en dramatismo la secuencia de la salvación de los niños desde la ciudad de los trabajadores. “Hay que ver la película de nuevo”, recomendó Rainer Rother, director de la Filmoteca de Berlín y de la sección Retrospectiva de la Berlinale. Entretanto, el director de la Fundación Friedrich Wilhelm Murnau, que tiene los derechos sobre Metrópolis, pidió un tratamiento “responsable” de la copia recuperada, para que llegue al público de la forma adecuada.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/5-10526-2008-07-03.html

1 comentario:

  1. Los leo, me gusta,hermoso blog.
    El cine fue, es, y será quizás ...peor de lo que fue, mejor de lo que es.

    Besos desde éste lado del planeta

    ResponderEliminar