Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

viernes, 19 de mayo de 2017

Apuntes del 31 festival.

«Amateur» – La persistencia del deseo

Sebastián Perillo presenta hoy su ópera prima en la Competencia Argentina 

La película de suspenso de la Competencia Argentina. En su ópera prima, el hasta ahora productor Sebastián Perillo, se saca todos los gustos cinéfilos y despliega una película oscura con marcados guiños al cine policial argentino de los ’60. Amateur es la historia de una obsesión encarnada en un hombre que encuentra azarosamente una perturbante película porno amateur. Allí, en la pantalla, la belleza de una mujer, que desencadenará un raid de sexo, sangre, secretos y misterio. Con precisas actuaciones de Esteban Lamothe, Jazmín Stuart, Eleonora Wexler y Alejandro Awada, Amateur se plantea, desde su concepción clásica, en una historia inquietante, que estimulará al espectador de principio a fin.


¿Cómo surge la idea de Amateur?

Trabajo desde hace más de 15 años en producción. Arranqué como meritorio de producción en 1998. Siempre trabajé en distintas áreas de producción hasta que finalmente empecé a desarrollar y producir proyectos por mi cuenta. Entre la búsqueda de proyectos para producir, me surgió la necesidad de escribir un guion yo, cosa que nunca había hecho, y comencé a juntarme periódicamente con Lucila Ruiz, una ex compañera de estudios, guionista, para darle forma. Yo en ese momento vivía en un departamento en el microcentro donde había más oficinas que hogares y me pareció un buen comienzo tomar ese mundo en el que, para algunos es un lugar de paso, y para otros, su residencia.

Existen guiños y marcas con el cine policial argentino de los años 40, ¿cuáles son tus referentes más importantes de esa época, y cuáles, los contemporáneos?

Crecí mirando mucho cine -en las salas y en TV-, y en un momento siendo muy chico, durante las tardes pasaban en televisión películas argentinas clásicas. Algunas particularmente me impactaron, especialmente algunos films de Carlos Hugo Christensen, de Mario Soffici, de Luis Saslavsky y de Manuel Romero. Por supuesto, en ese entonces, no tenía noción de que había directores en los films. Los redescubrí siendo ya estudiante de cine. También soy de ver casi todos los días una película, de todo género, época y nacionalidad. Todas esas horas de espectador se incorporan consciente o inconscientemente a la hora de pensar en referencias. Es difícil hablar de uno, dos o diez referentes. Son muchísimos.



De la producción en todos los géneros, a la dirección, ¿por qué elegiste el suspenso para tu ópera prima?

Es el género que más me gusta y tiene que ver con los films que más me atrapan como espectador y que más me obsesionan. Además, si bien en los últimos años los policiales y las películas de suspenso emergieron en Argentina, y cada vez se hacen más y mejores, me pareció que podía sumar algunos ingredientes que no son tan frecuentes en el cine actual, y que son elementos que se condicen con el género, como el fuerte erotismo, el manejo de ciertos tiempos clásicos en el suspenso e incluso la revaloración de ciertos films, citándolos explícitamente.

Se hace evidente una exploración en el género que delata una pasión, desde el lado cinéfilo. ¿Qué elementos tuviste en cuenta desde lo técnico para lograr ese desdoblamiento de matices, los climas asfixiantes y el crescendo narrativo hasta la resolución final?

Primero hicimos junto a Lucila Ruiz un trabajo de muchas versiones de guion durante casi un año. Cuidamos que la trama funcionara sin dejar ningún cabo suelto. Esto hizo obligarnos a ir resolviendo las cosas que quedaban sin respuesta a medida que escribíamos el guion. Luego, ya en el proceso de preproducción, fui readaptando el guion a partir de varios encuentros que fui teniendo con los actores, en los que investigábamos conjuntamente quienes eran los personajes y qué los llevaba a las situaciones en las que se iban envolviendo. Esto enriqueció la trama, porque tuve la suerte de que los actores aportaran grandes ideas. También hice el planteo a todas las áreas del equipo técnico de un cuidado estético que tuviera que ver con la elegancia. Elegancia de los personajes, de las locaciones, el vestuario, las puestas de cámara, y la iluminación. Esto hizo que los personajes al desdoblarse en un universo elegante, generaran un contraste mayor.



Tu relación con el Festival es extensa, ¿cuáles son tus expectativas, esta vez como director, acerca de la presentación de la película y recepción del público en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata?

El Festival de Cine de Mar del Plata es muy importante para mí. Participé numerosas veces como productor y siempre fue gratificante. Cuando pensaba como iniciar el recorrido de Amateur en festivales, pensaba arrancar por Mar del Plata, y se pudo dar. Mar del Plata me ha servido para lanzarme como productor cuando empecé a producir por mi cuenta, y espero que ahora, con este film en el que he escrito y dirigido por primera vez suceda lo mismo.
Agustina Salvador




Extraído del Sitio oficial del 31 Festival Internacional de cine de Mar del Plata

No hay comentarios:

Publicar un comentario