Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología, Maestros de la imagen y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

jueves, 29 de agosto de 2013

Apuntes del 27: Es muy fácil asustar al público.


 
·          
·        Peter Medak: la dosis exacta de veneno en las Charlas con Maestros del 27º Festival
Primera lección del Manual Medak Para Hacer Películas de Miedo: hay que hacer historias realistas -con clase, sin recurrir a berretadas como mostrar sangre por todos lados. “Solo hay que saber cómo manipular al público, darle la dosis exacta de veneno”, sentenció ayer Peter Medak, director del clásico terrorífico El intermediario del diablo e invitado de lujo del 27° Festival, en la conferencia que dio como parte del ciclo Charlas con Maestros, donde hizo un recorrido por su carrera.
Medak tuvo una vida, cuanto menos, fascinante. Nació en Hungría, vivió "los acontecimientos más terribles de Europa”, escapó a Inglaterra huyendo del comunismo (sin hablar una palabra de inglés) y, al tiempo, se fue a Estados Unidos, indocumentado, para empezar a trabajar en compañías cinematográficas. Estudió fotografía pero no cine, porque no cree en las escuelas de cine. “Para hacer cine”, afirma, “hay que saber de qué se trata la vida”.
Después de filmar la buñuelesca Negatives, se liberó de las ataduras de los estudios y empezó a filmar una película cada dos años, entre ellas la increíble Al filo del abismo, que demuestra “cuán negro se puede volver un film noir”, según palabras de nuestro programador y moderador estrella Pablo Conde.
 
 
 
 
 
 
Respecto de su otra gran película, El Clan de los Kray, una especie de semi-documental sobre la vida de dos gángsters gemelos famosos dentro de la cultura popular inglesa, Medak contó que decidió inmortalizar su historia después de haber sido amenazado a muerte por ellos mismos durante el rodaje de otra película. ¿De dónde llegó un tipo como Medak a conocer a estos personajes? Fácil: “Richard Burton los contrató para que le dieran una golpiza a unas personas que lo habían atacado un día por la calle”, contó.
Ahora, está a punto de estrenar su nueva serie (después del éxito rotundo de Breaking Bad, Law & Order y Carnivale), Hannibal, sobre Hannibal Lecter-antes-de-ser-Hannibal-Lecter. Medak espera que la serie tenga la misma repercusión que las anteriores, éxitos televisivos gracias a que “son historias muy buenas y originales, con buenos actores y buen desarrollo, aunque algunas, a veces, parten de una premisa idiota pero la pegan y eso es genial”.
Esta noche y mañana pueden ver El intermediario del diablo (que quizás recuerden en tamaño VHS y con el título Al final de la escalera) y probar ese veneno marca Medak.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario