Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

sábado, 27 de julio de 2013

Una visita a los Pixar Animation Studios.


 

http://secure-uk.imrworldwide.com/cgi-bin/m?ci=es-rssweblogs&cg=0&si=http://www.blogdecine.com/index.xml

 
He estado en Pixar. Con motivo del estreno del DVD y el Blu-ray de ‘Up’, Disney invitó a un grupo selecto de medios nacionales, entre los que (afortunadamente para mí) estaba Blogdecine, para realizar una serie de entrevistas y visitar los estudios de donde han salido algunas de las mejores películas de los últimos años. Fue una gozada cruzar la puerta y poner el pie en aquellas instalaciones, echar un vistazo al sitio donde trabajan, comen y hasta juegan los tipos que han creado ‘Toy Story’, ‘Monsters Inc.’ o ‘Ratatouille’.

No sé si estáis al tanto, pero Pixar está en San Francisco; California, Estados Unidos. Eso queda algo lejos de España. Ya os conté que Blogdecine me envió también a Londres a cubrir el preestreno mundial de ‘Cuento de navidad’, así que, en total, fue una paliza. El domingo 1 de noviembre salí de España y tras la estancia en Inglaterra llegué a San Francisco el jueves 5 por la noche, tras más de diez horas de vuelo desde Alemania. Si no habéis volado nunca tan lejos, os diré que la experiencia no es muy agradable. Estás horas y horas sentado, y no hay espacio; eres un pollo de granja al que han castigado por mal comportamiento, y te han encerrado en la caja más claustrofóbica que existe. Más o menos. Por suerte, durante el vuelo pude ver varias interesantes películas que todavía no se han estrenado en nuestro país, entre ellas la preciosa ‘The Time Traveler´s Wife’.

Al igual que cuando estuve en Londres, la “peña española” me ayudó mucho y contribuyó a que la estancia en suelo norteamericano resultara más amena e interesante (un afectuoso saludo desde aquí a Francisco José de Abc, Laura de La Razón, Ruth y Alberto de Tele 5 y Jose de El periódico de Sevilla). Os contaría mil cosas del viaje, de la llegada a Estados Unidos (en el aeropuerto, un agente me llegó a preguntar cuál era mi película favorita), del impresionante Hotel o de lo poco que vi de San Francisco (¡las calles son una locura, es como una montaña rusa!), pero de experiencias anteriores sé que esto no os interesa demasiado, y que lo que queréis leer, en este caso, es el paseo por los estudios Pixar, ¿cierto? Pues vamos a ello.

 


Llegamos a “Pixar Animation Studios” a las nueve y cuarto de la mañana; nos recogen en el Hotel (situado en Emeryville). El letrero, un jardincito, y la lámpara y la pelota, la imagen de la compañía, frente a la puerta. Nos invitan a pasar y empieza a notarse quién es fan de Pixar y quién está allí sólo por trabajo/hacer un viaje gratis. A algunos nos empieza a inundar el espíritu de Tom Cruise, pero no queremos dejar mal al país ni a nuestros respectivos medios, así que nos controlamos, abandonamos sofisticados planes para robar piezas de coleccionismo y recuperamos la profesionalidad. Acto seguido nos piden que nos pongamos en el pecho una pegatina que dice “Visitante: ¡un extraño del espacio exterior!“. Empezamos a hacer algunas fotos, pero enseguida vino un clon de “Boomer” y nos dijo, con tono amistosamente severo, que no podíamos hacer eso. Son muy celosos allí con lo que es suyo.

Nos invitan a desayunar. Evidentemente, hay de todo. Como somos españoles y es gratis, y no nos dejan sacar fotos, nos transformamos en los últimos desesperados supervivientes de la raza humana. Tras una gran comilona (había un pastel de almendra increíble), empieza el curro. Toca la visita guiada por el lugar, por las entrañas de los Pixar Studios… o eso pensábamos. En realidad, lo que nos enseñaron se alejaba mucho de lo que habíamos imaginado. Fue como una excursión escolar, en la que vimos un montón de dibujos y figuras (casi todo sobre ‘Up’, que era la película que nos había llevado allí), pero nada del proceso de trabajo, de animación de una de sus películas. En ese sentido, fue muy decepcionante. Lo más que vimos sobre eso fue, caminando de una esquina a otra, algunos despachos con la puerta entreabierta, y en su interior lo más parecido al lugar de trabajo de un adinerado friki-fan de Pixar (en serio, muñecos de las películas por todas partes).
 
 
 

Así que la chica encargada del tour nos explicó un montón de cosas y nos aseguró que nos pasaría todas las fotos que quisiéramos; aunque luego no ha sido así, pedí expresamente (e insistí varias veces) una imagen de la “Story Corner”, para poder enseñárosla, pero no ha habido manera. Fue lo que más me gustó de lo que pudimos ver. Es, como su propio nombre indica, una esquina dedicada a las historias, a la importancia que tienen en sus películas. En las paredes había, entre otras cosas, un pequeño cómic sobre John Lasseter y el proceso de las ideas en Pixar (era algo irónico, pero no pude terminar de leerlo), la primera y la última versión del guión de ‘Buscando a Nemo’ (para expresar lo mucho que se preocupan por el guión, ya que desde el primer borrador al libreto definitivo se habían llevado cinco años trabajando) y un centenar de fotogramas de una escena de la película, dibujados primero a mano y luego animados por ordenador (para ver los detalles y el trabajo que hay detrás de la mayor bobada que os podáis imaginar).

Tras el tour, llegó el turno de las primeras entrevistas sobre ‘Up’. Tuvimos la suerte de poder hablar, primero, con el director Pete Docter y el productor Jonas Rivera, y luego, con el co-director Bob Peterson; unos quince minutos cada charla, no estuvo mal. Eran las doce, hora del almuerzo. De nuevo, un montón de cosas para elegir (ensalada, pollo, pasta, etc.). A la una, con la panza llena y ganas de una buena y reconfortante siesta, nos llevaron a una de las salas de cine que tienen allí, donde al parecer proyectan gratuitamente todo tipo de películas a sus empleados, ya seas director, animador o camarero; por cierto, es para dejar el currículum, en serio, cualquier trabajador puede ir a la Universidad Pixar y asistir a talleres gratuitos.

Nos proyectaron ‘La misión especial de Dug’, el nuevo corto de la factoría que sólo podréis encontrar en el DVD o el Blu-Ray de ‘Up’. El director es un tal Ronnie del Carmen, y él mismo entró en la sala a presentarnos brevemente su trabajo. Muy sonriente, nos explicó que la idea nació cuando pensó en qué hacía Dug cuando lo encuentran los protagonistas, qué era esa misión especial en la que tanto insiste pero que no se explica en la película. El corto, con todos los respetos, es una chorrada. Bueno, matizo, es una divertida chorrada. Es el perro y sus tres malvados compañeros dándose golpes y corriendo de un lado para otro. Pero bueno, menos da una piedra, menos da Dreamworks. Tras el visionado tuvimos otro ratillo para entrevistar a Del Carmen, al que la verdad es que no le preguntamos gran cosa, y a Enrique Vila, uno de los animadores españoles que trabajan en la compañía.

 

Ahí se acabó todo. Los currantes de Tele 5 se quedaron a grabar una entradilla y ver la heladería/cafetería que sale al final de la película, que dicen que es la favorita de Lasseter y Docter; nos contaron que estaba muy bien y que los norteamericanos están obesos por una clara razón: que cualquier ración individual mínima está hecha para un elefante. El resto nos metimos en un coche pagado por la Disney que nos llevó al Hotel y luego a San Francisco, a dar una vuelta y gastar unos dólares en un par de tiendas (Pixar tiene una, por cierto, aunque bastante pequeña). Sin más que contar por ahora, os dejo con las fotos más interesantes del tour, porque realmente poco más puedo añadir, mejor que veáis vosotros una muestra. .

Galería de fotos

 



Fuente: Blog de Cine
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario