Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología, Maestros de la imagen y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

martes, 12 de mayo de 2009

Karel Reisz, alma del Free Cinema britanico

Por ÁNGEL FERNÁNDEZ-SANTOS 28/11/2002




El movimiento -parte esencial de la evolución del cine europeo moderno- llamado
el free cinema británico de los años sesenta tuvo como motor y alma a un joven
checo, un inquieto e imaginativo artista, un agitador y luchador llamado Karel
Reisz, nacido el 21 de julio de 1926 en una familia judía de Ostrava. Su mujer
comunicó ayer que, tras seis meses de enfermedad, Karel Reisz murió el pasado
lunes, en su casa de Londres, a los 76 años.

En 1938, tras la ocupación por los ejércitos de la Alemania nazi del territorio
checo de los Sudetes, Reisz, con doce años, huyó de Checoslovaquia en un célebre
tren, fletado por familias perseguidas, lleno de niños, que pudieron escapar en
el último minuto de la zarpa de Hitler. Los padres de Reisz se quedaron en su
casa y no tardaron en engrosar una de las listas de gentes devoradas por las
cámaras de gas de los campos de exterminio nazis, al tiempo que el exilio de su
hijo finalizaba en Inglaterra, donde pronto echó Reisz raíces y, siendo aún muy
joven, fue atrapado por el vértigo de la guerra y se hizo piloto de combate en
la Sección Checa de RAF, las legendarias fuerzas aereas británicas que borraron
a la Lüftwaffe de Goering del cielo de Europa.




Acabada la guerra, Karel Reisz dejó los mandos de su avión Spitzfire y cogió los
de una liviana cámara Arri de cine documental. Y lo hizo para seguir luchando en
la misma pelea con otras armas. Nunca dejó Reisz de ser un combatiente, porque
bien a la caza de imágenes detrás de una cámara o bien de ritmos secuenciales
detrás de una moviola -suyo es el libro La técnica del montaje, escrito en 1953,
que es una obra esencial de la teoría y la didáctica de la construcción del
filme moderno, cuya influencia fue y es enorme-, todo cuanto hizo, al menos en
su juventud, es obra de una imaginación en guerra permanente contra el
conservadurismo ideológico, contra la rutina formal y contra la pereza
intelectual que, en líneas generales, y con eminentes excepciones, se instalaron
en el cine europeo, incluido el británico, durante la modorra de la posguerra.




Tras pasar por las aulas de Química de la Universidad de Cambridge, Reisz
decidió dar un vuelco a su vida y saltó desde la enseñanza al territorio sin
vuelta atrás de los viveros de cine del National Film Institute y, sobre todo,
de las redacciones de las revistas Sequence (que fue una publicación crucial, el
nido teórico del free cinema, que él que llegó a dirigir) y Sight and Sound,
desde cuyas páginas de teoría y de crítica -y en alternancia con actividades
creativas en todos los niveles del oficio cinematográfico, pero sobre todo en la
producción y la filmación de documentos cámara en mano y sobre las aceras de las
ciudades inglesas- abrió paso a paso, mano a mano con Lindsay Anderson y Tony
Richardson, los caminos del movimiento del free cinema, al que él aportó en 1960
la obra fundacional "Sábado noche, domingo mañana", en la que saltó al mundo el
gran Albert Finney, que se escapó del teatro para producir e interpretar esta
película, que lleva dentro el germen de un giro en la historia del cine
británico. Y aportó también dos filmes con calidades programáticas dentro de ese
giro: el fallido "Night Must Fall" (1964) y el muy interesante, y premonitorio del
cine posterior, "Morgan, un caso clínico" (1966).





En "Sábado noche, domingo mañana" y "Morgan, un caso clínico", Karel Reis aplicó,
con gesto innovador y aires de punto sin retorno, a la ficción cinematográfica
lo fundamental de su aprendizaje en media docena de vivaces y vibrantes trabajos
de cine de documental hecho a vuela cámara, de esquina en esquina. Fue, en
efecto, productor del cortometraje "Todos los días excepto Navidad", donde debutó
en 1955 Lindsay Anderson; produjo, escribió, dirigió y montó al alimón con Tony
Richardson "Momma Dont Allow", en 1955, e hizo a solas "We are the Lambeth Boys".
Este equipaje básico de cámara realista y esta agilidad de documentalista puro,
añadido a su notabilísimo esfuerzo crítico y teórico, dieron a la mirada de
Reisz, junto a solvencia y hondura, el don de la agilidad y la prontitud, esa
alada capacidad para hacer entrar la lógica de lo vivo en la de lo representado,
que le permitió, desde puntos de partida, sensibilidades y experiencias vitales
distintas, confluir con la oleada vitalista e iconoclasta de los llamados
jóvenes airados del teatro británico, sobre todo con Alan Sillitoe, que escribió
para él la ya citada "Sábado noche, domingo mañana".

Y la escasa, pero vigorosa y de gran alcance, obra británica de Reisz se cerró
con la gran producción "Isadora" (1968) -cuya finalización le fue arrebatada por
los productores, que arrancaron 40 minutos de metraje-, cuyo éxito le abrió las
puertas de Hollywood, que él atravesó con cautela, y sólo a medias, para dirigir
"El jugador" en 1974, "Nieve que quema" en 1978 y, a medio camino entre EE UU e
Inglaterra, el célebre melodrama "La amante del teniente francés" en 1981, que
cerró su carrera con un filme de audiencia mundial.-




Filmografìa:

Como director

Act Without Words I (2000, telefilme)
Performance (1994, serie de TV, un episodio)
Everybody Wins (1990)
Dulces sueños (1985)
La amante del teniente francés (1981)
Nieve que quema (1978)
El jugador (1974)
Isadora (1968)
Morgan, un caso clinico (1966)
Night Must Fall (1964)
Sabado noche, domingo mañana (1960)
We Are the Lambeth Boys (1958)
Momma Don't Allow (1955, cortometraje)

Como productor

Night Must Fall (1964)
This Sporting Life (1963)
Todos los dias excepto navidad (1957)


Fuente: ELPAÍS.com, Viernes, 24/4/2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario