Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

martes, 7 de octubre de 2008

Dioses de barro.

Olympia, los dioses del estadio
de Leni Riefenstahl

por Fernando Martin Peña




"YO NO FUI", dice todo el tiempo la realizadora germana Leni Riefenstahl desde sus voluminosas Memorias, publicadas a los 85 años y recientemente traducidas al castellano. La edad, y la objetiva veneracion que le ha valido la destreza formal de sus trabajos, parecen haberla convencido de que en los años del nazismo ella fue realmente una joven-inocente-e-impresionable. Conserva, sin embargo, el suficiente sentido comun como para dedicarle mas espacio a "Olympia", 1938, monumental registro de las Olimpiadas que tuvieron lugar en Berlin en 1936, que a su cortometraje "Sieg des Glaubens" (La victoria de la fe"), 1933 o a "Triumph des Willens" (El triunfo de la voluntad), 1934, que tienen mas punta para la polemica.

"Olympia" es singular en todo sentido, desde la circunstancias que llevaron a su realizacion hasta su tema y formato. Riefenstahl gozo la proteccion personal de Hitler, lo que le garantizaba recursos extraordinarios y sorteaba toda supervision, incluyendo la de Goebbels, que de otro modo estaba personalmente a cargo de toda la produccion cinematografica alemana. En "Triumph des Willens", Riefenstahl habia registrado un congreso del partido nazi en Nuremberg y para hacerlo mejor conto con la excepcional ventaja de que todo el evento se coreografio a partir de la disposicion de sus camaras. La filmacion de la Olimpiadas suponia una libertad menor dadas las restricciones impuestas a los camarografos por los reglamentos del Comite Olimpico, por lo que hizo necesario un extenso periodo de preparacion. El equipo no solo debio familiarizarse con los estados en los que tendria lugar el evento, sino con los lugares reservados al Fuhrer. Se gastaron miles de metros en la filmacion de otras pruebas deportivas para determinar angulos posibles, lentes y hasta velocidad del rodaje, se trabajo con distintas marcas de pelicula virgen de acuerdo a lo que cada cameraman tuviera que registrar; Riefenstahl literalmente diseño un tratamiento plastico para cada disciplina, a partir de sensaciones e impresiones visuales. Desde luego, los recursos materiales para hacer el film no constituyeron un problema.






Asi como el rodaje principal estaba predestinado a ocupar las dos semanas que durara el evento, Riefenstahl decidio tomarse dos años para resolver el montaje. Su pelicula no debia ser vista como un noticiero, por lo que el problema de la actualidad del registro no era relevante, sino como la evocacion definitiva de la idea de la Olimpiada. Esa intencion quedaba manifiesta en el prologo del film, rodado en las ruinas griegas. Aunque luego argumento ser la unica responsable del montaje de "Olympia", Riefenstahl conto con el asesoramiento de Walter Ruttmann, uno de los mayores cineastas de vanguardia que tuvo la historia del cine. Ruttmann se habia especializado en el trabajo de montaje, buscando en el un equivalente cinematografico a la composicion musical. El ejemplo mas notable de su trabajo es el clasico "Berlin, sinfonie der Grosstadt" (Berlin, sinfonia de una ciudad), 1927.

La influencia de Ruttmann es mas notable si se comparan los resultados de "Olympia" con los prolongados bostezos que provoca buena parte de "Triumph des Willens", con su camara que sube y baja y con su interminable sucesion de discursos.

La version actualmente disponible de "Olympia" esta narrada en ingles, sin traduccion alguna. Ello no constituye un obstaculo mayor, pero puede pasar desapercibida la mencion al inefable Zabala, campeon argentino de la maraton en las olimpiadas previas. De todas maneras, y aunque aparece rodeado por numerosos deportistas anonimos, Zabala impone su presencia y su nacionalidad portando en la cabeza un pañuelo anudado en los extremos.

"Olympia" es considerada, lisa y llanamente, una obra maestra total y absoluta por buena parte de la critica clasica y moderna. Hitler aparece con una frecuencia de gag, como para que, mas alla de todo, el espectador no olvide quien era el productor de Riefenstahl. Con un poquito de mala intencion deliberada, se podria recordar que la echaron a patadas de Hollywood cuando fue a presentar este film y que cuando quiso reponerlo en Alemania, hacia 1972, las protestas publicas se lo impidieron.




Por otra parte, tambien se puede vivir actualizado y evitar la inutil molestia de indignarse, en la certeza de que sobran argumentos teoricos solidos que permitan disociar sin culpa forma y contenido.

Por eso estetica e historia son disciplinas complementarias, pero distintas. A una de las dos le corresponde el trabajo de recordar circunstancias. Nadie esta obligado a tomarlas en cuenta, pero cuando en sus Memorias Riefenstahl se refiere al campeon negro Jesse Owens, uno recuerda los esfuerzos que hizo Griffith en "Intolerancia" para sepultar en el olvido la bronca racista de "El nacimiento de una nacion".

Ficha Tecnica

Olympia, los dioses del estadio, Alemania 1936/38

Direccion y montaje: Leni Riefenstahl
Direccion y fotografia prologo: Willy Otto Zielke
Direccion artistica: Robert Herlth
Musica: Herbert Windt y Walter Gronostay

En dos partes: "Fest der volker" (Festival del pueblo)
y "Schonheit" (Festival de la belleza".

Fuente: Revista Film, Diciembre/Enero 1993

No hay comentarios:

Publicar un comentario