Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

martes, 9 de febrero de 2016

Apuntes del Festival, número 30.

Por aquí pasó Johnnie




Y sí, lo estábamos esperando. El Maestro Johnnie To estuvo en el 30° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y dejó su huella. Pero no en la playa ni en cemento, sino en la memoria de todos sus fans que lo pudieron disfrutar por partida doble: en una Charla con Maestros celebrada en el Espacio Un Puente y en la presentación de Office, su última película, que se exhibe en la sección Autores.
Fueron pocos los que no se sacaron fotos o no le pidieron autógrafos al visitante ilustre de esta edición. Siempre con una sonrisa y buen humor, Johnnie respondió a todas las preguntas que le hicieron. Su sencillez y simpleza se complementan con la calidez con la que se explayó ante cada respuesta que le brindó al público.

Johnnie To nació en Hong Kong y realizó su primera película en 1978. "Sentí que aún no estaba listo para incursionar en el cine. Estuve siete años trabajando en telenovelas. Recién en 1986 hice mi segunda película. Al principio solo hacía obras comerciales. Si en Hong Kong no se comienza filmando un éxito comercial, después es difícil seguir haciendo cine. No gozábamos de mucha libertad creativa. Las estrellas eran los actores que tomaban las decisiones con respecto a la producción”, declaró To. "Recién comencé a tener poder cuando creé Milkyway en 1996. El año que viene se cumplen 20 años de su creación”.



Office presenta como novedad la incursión del director-sinónimo de género de acción- en el musical. Pero Johnnie sorprende siempre y además le agrega un óptimo y justificado uso de la tecnología en tres dimensiones. "El 3D en este caso fue solo una prueba. Es una preparación a futuro”, afirmó con humildad.

Acaso lo más sorprendente de la charla y las entrevistas que concedió fue la confesión de que trabaja sin un guion terminado y nunca usó storyboards. Esto resulta llamativo, teniendo en cuenta que To es un artesano del género de acción y el plano secuencia. Inolvidables son los primeros minutos de Breaking News -2004- donde presenta el conflicto sin ningún corte. "Fue una traversura”, admitió. "Iba a durar solo un minuto, pero no me alcanzó, así que lo extendí. Nunca había hecho un plano tan extenso. Fue un desafío creativo y tomó tres días para ensayarlo".



"Me di cuenta que yo no controlo la película. La película me controla a mí”.
Johnnie To es un fanático de su profesión. Aunque confesó que lo hace solo para no quedarse en su casa, aburrido, sintiéndose inútil. Cada vez que llega, su mujer le pregunta "¿Cuándo vas a ir a trabajar?”. El director afirmó que no sabe hacer otra cosa: "El cine es algo magnífico. Tiene vida. Me gustaría seguir hasta los 90 años”.

Para el realizador honkonés pasar de un género a otro no es algo difícil. De hecho, afirmó que hace películas de acción cuando está inspirado. Aunque filma a veces dos o tres películas por año, el tiempo que le lleva terminarlas es muy relativo: "hice una película durante tres años y otra me llevó un mes. No hay un límite”.


 "Si no estoy inspirado, me dedico a otros géneros”.
Con respecto a la dirección de actores, se considera bastante vago. "No me gusta hacer casting y me produce pereza comenzar nuevas relaciones. Mi preferido es Anthony Wong porque hace exactamente lo que le digo. Cada actor es diferente, algunos son más accesibles que otros y se dirigen más fácilmente”.

Una de las preguntas más recurrentes fue si había sido convocado por Hollywood para dirigir. "Sí, pero nunca me interesaron sus guiones”, respondió en forma bastante austera. "No trabajo de una forma ejemplar. No uso guiones, voy y filmo. No planeo los días de rodaje. Por eso no podría trabajar allá. De hecho, cuando co dirijo una películas es porque un director continúa mi labor mientras yo estoy comenzando otro rodaje”.



A pesar de que se lo compara con Jean-Pierre Melville y Sergio Leone, dice no saber exactamente
 donde están las influencias, aunque admitió que lo tentaron para realizar la remake de El círculo rojo. "El relato es budista y la película original es muy buena. Querían que haga una versión fiel, pero yo quería hacer mi propia lectura no budista. No quiero ser la sombra de Melville”. Y aunque sus comedias remiten al slapstick de Lubitsch o Hawks, él dice desconocer el género y no ubicar a esos directores. Su única referencia es Akira Kurosawa: "no hay un solo director chino que me guste”.
Johnnie To demostró ser una persona sencilla y humilde, amante de la buena comida: "En mis películas todos comen porque es algo humano. A mí me gusta mucho comer y estoy disfrutando de la carne argentina”.

No se considera un director político aunque admite que todas sus películas tienen alguna crítica, aunque sí es bastante duro con la forma de distribuir sus producciones en su país: "Cuanto más presupuesto hay, menor es la posibilidad de filmar libremente y eso influye en el proceso de rodaje. Filmé una película en poco tiempo haciendo solo una toma, la edité yo mismo en 3 días y la distribuí”. Y sin embargo confiesa que nunca apura a sus directores de fotografía durante el rodaje: "Cuando la luz está lista filmamos, pero nunca les digo algo”.

Para concluir habló un poco sobre dos temas recurrentes en su filmografía: el mercado bursátil y el universo de las triadas, la mafia china.

"La crisis fue muy dura y yo perdí mucha plata. Fue una época importante y difícil en mi vida”, admitió, pero el origen de su interés por el cine de gángsters es más personal: "Viví siempre muy cerca de la zonas de triadas y lo conozco muy bien. Es algo muy real para mí. Siempre leo y me informo al respecto”.

Y así pasó Johnnie To. Con humor y buena onda, disfrutando del clima, la comida y cinefilia que se respira en Mar del Plata. Un visitante de lujo para cerrar las Charlas con Maestro de la 30° edición.


Ver entrevista a Johnnie To, https://vimeo.com/144841604

No hay comentarios:

Publicar un comentario