Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Apuntes del 27: Nadie inquietó más.



NARCISO IBAÑEZ MENTA: NADIE INQUIETÓ MÁS


Homenajeado en el 27º Festival

Este año, el 27° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata celebra el centenario del nacimiento de un grande del cine argentino y europeo, un ícono del terror y la ciencia ficción.




Era el hombre de los mil rostros, capaz de aterrorizar a toda una audiencia con una simple mueca, “el artesano del miedo” de la televisión argentina. Su inigualable voz, dotada de esa sonoridad ronca, profunda y pausada, singularizó cada uno de sus trabajos. Se consideraba a sí mismo un “hombre de teatro”, e inició su carrera en la compañía Narcisín, fundada por sus padres. Fue un gran visionario en materia de dirección, y puso en escena grandes clásicos como Fausto, El fantasma de la ópera y Muerte de un viajante, dando así inicio a la modernización del teatro argentino. Pero fue en la televisión y en el séptimo arte donde el maestro nos dejó su mayor legado.
Nacido en España, Narciso Ibáñez Menta desarrolló casi toda su carrera en Argentina, ya que amaba fervientemente a Buenos Aires y la sentía suya.




Fanático de Edgar Allan Poe, decidió condensar gran parte de su literatura en la memorable Obras Maestras del Terror, la que fuera una serie televisiva luego adaptada a la pantalla grande. Protagonizó una decena de películas más, entre ellas El hombre que volvió de la muerte y ¿Es usted el asesino?, muchas de las cuales a veces también dirigía. Solía interpretar al monstruo, al antihéroe o a un científico a cargo de proyectos diabólicos, y así se convirtió en una marca registrada de ese cine.
El legado que nos dejó este maestro es inconmensurable, ya que popularizó un género casi inexistente en nuestro país. La historia del terror argentino no podría ser contada sin pronunciar varias veces su nombre y sin evocar ese rostro, el rostro del miedo, que supo captar mejor que nadie la esencia del terror, ya que, según sus propias palabras, el verdadero actor que infunde miedo no es aquel que se disfraza sino aquel que lo lleva en su propio ser.

Como parte del homenaje, proyectaremos La bestia debe morir dirigida por Román Vignoly Barreto, esa joya del cine de terror argentino, para los amantes y no amantes del género, un clásico que hay que ver y rever.


Fuente: http://www.mardelplatafilmfest.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario