Julio Diz

Mi foto
Nació en la ciudad de Lanús, Buenos Aires, Argentina, el 27 de junio de 1956. Desde muy pequeño concurrió al cine, descubriendo a Walt Disney en el viejo Cine Monumental de la ciudad de Bernal. Ya de grande, Román Polanski y su film, “Cul de Sac” fueron los movilizadores hacia el cine de culto. En los años ’70, estudió cine en la EDAC, (Escuela de arte cinematográfico) de la ciudad de Avellaneda. En los ’80 cursó en CECINEMA, (Centro de estudios cinematográficos) dirigido por José Santiso, y asistió al Seminario Introducción al lenguaje cinematográfico, dictado por Simón Feldman. Incursionó en el Cine de Súper 8 y 16 MM. Asociado a UNCIPAR (Unión cineistas en paso reducido), fue cofundador del Biógrafo de la Alondra. Es editor de Woody y todo lo demás, Series de antología y el presente blog. Actualmente trabaja en su primer libro, “Los tiempos del cine”.

martes, 22 de enero de 2013

Nuestras estrellas: Cipe Lincovsky.


EL MUNDO Y LAS VERDADES DE CIPE LINCOVSKY

"El talento está bien, pero hay que ser útil en la vida"

Como lo demostró en toda su trayectoria, valora la palabra memoria. Y recuerda la definición del diccionario de la Real Academia, "potencia del alma por la que no se olvida sino se recuerda", para asegurar que "las cosas deben llevar una memoria concentrada y el que no tiene memoria es un impotente frente a la vida". Con esa memoria en ristre, la gran actriz cuenta en este diálogo cómo se formó su relación vital con el teatro y explica por qué se opone a la reconstrucción de la AMIA en el mismo terreno que ocupaba antes del atentado.





Por Magdalena Ruiz Guiñazú


Cipe Lincovsky vive en un amplio departamento que podría perfectamente estar ubicado en algún rincón parisino. La arquitectura francesa tan cara a los arquitectos argentinos de los años '20 es probablemente un marco perfecto para el "hábitat" de esta mujer de raíces europeas y vivencias profundamente criollas que, desde siempre, tiene una historia personal inseparable de la aventura teatral en nuestro país. "Cuando mi papá llegó a la Argentina abrió una escuela, luego una biblioteca y finalmente un teatro", asegura. Cuesta poco imaginarse a ese joven intelectual, Joel Lincovsky. Un hombre enrolado en la izquierda de la época, un romántico cuyo único equipaje hacia el nuevo mundo fue un baúl lleno de libros y el edredón de "duvet", de plumas de ganso, regalo de su abuela en el día de su casamiento con la hermosa Sarah Kessler.

--El edredón debe tener hoy unos cien años --sonríe Cipe-- y lo uso siempre para abrigarme en el invierno.

Y en sus sueños acunados por tanta tibieza, Joel también se aferró al teatro, esa vieja tradición maravillosa de la Rusia natal. Se convirtió muy pronto en el empresario del teatro Excelsior de Buenos Aires que estaba ubicado frente al Mercado de Abasto. Allí presentó a famosos actores judíos como Bulof, Ben Ami, Maurice Schwartz y tantos otros que vivían en Estados Unidos y aprovechaban el verano del norte para instalarse en Buenos Aires desde junio hasta setiembre. Poco después, junto con otros inmigrantes, funda el inolvidable Teatro IFT. "Puedo decir que allí nací, crecí. Aprendí a hablar y a caminar sobre ese escenario. Fue algo absolutamente natural. No tuve que luchar contra nada ni nadie, ni forzarme para ser actriz. Te diría que podría compararlo con dejarme llevar por las aguas de un río."


--¿Quizá por eso ahora vas a filmar Un amor en Moisesville?

--No exactamente. Aunque tengo parientes en Entre Ríos nosotros nos afincamos aquí, en la ciudad. Lo que ocurre es que me entusiasmé con el libro de la película de Antonio Ottone (Flores robadas en los jardines de Quilmes) y también me gustó la idea de trabajar con Víctor Laplace. El rodaje empezará muy pronto, en cuanto termine esta segunda temporada de Teatro Nuestro. Y luego por la repercusión que ha tenido el espectáculo Cipe dice a Brecht en homenaje a los cien años del nacimiento de Brecht y con el cual inauguré el Festival Internacional de Bogotá, me han invitado a diez ciudades españolas y a cuatro festivales internacionales en España. Al mismo tiempo debo concurrir al Festival Internacional de Israel. Es una coordinación un poco complicada porque significa pasar todo noviembre en España, una semana en Israel, para luego terminar con otra semana en Madrid.

Y mientras Cipe ordena los fax en una gran agenda de cuero negro volvemos a hablar de su destino. De esa chica talentosa, mimada, querida por padres atentos a su felicidad de cada día. La princesita del Teatro IFT.




--Sin duda mis padres eran maravillosos e inusuales. A mí me echaron del colegio en el secundario a raíz de una huelga en la que no dejamos entrar a los estudiantes en el Carlos Pellegrini. Ni siquiera recuerdo el motivo sino, en cambio, el hecho de apostarnos en la entrada para mantener la medida de fuerza. Cuando me echaron volví a casa pensando "bueno... voy a darles a mis padres un gran disgusto" y no sabía realmente cómo empezar a relatar las cosas. Sin embargo en cuanto comencé con las explicaciones papá y mamá saltaron al unísono: "¡Mejor! Mucho mejor. Así podrás dedicarte completamente al teatro".

Cipe se ríe con ganas al recordarlo:

--Otros padres me hubieran pegado, me hubieran corrido alpargata en mano. Pero ellos, no. Encantados. Fue maravilloso y me marcó para siempre. Tan es así que cuando mi hija Paloma me anunció que quería estudiar medicina me enojé muchísimo. "Medicina, ¿para qué? Si vos sos una escultora..." "Quiero tener un título", me dijo Paloma. En una generación las cosas, claro, habían cambiado.

--Pero esa vocación inalterable. Casi diría, impuesta por las circunstancias, ¿no fue quizá tan invasora como para dificultar una unión entre vida afectiva y vida profesional?




--No... --reflexiona--. Mirá, yo tenía un novio desde los trece años, Meme, que luego fue el padre de mi hija. Era un muchacho de Villa Lynch. No era actor pero yo lo arrastré al IFT pese a que su padre quería que trabajara con él en la fábrica textil de la familia. Durante aquellos años las cosas, y te estoy hablando de una posible dicotomía, no me fueron difíciles. Meme y yo estábamos siempre en el teatro. Juntos. Es cierto que hubo cortes importantes como cuando, después de una cesárea, puse a Paloma en un moisés y me la llevé a Alemania donde tenía que presentar la primera obra antinazi que se dio en Berlín occidental, Yo solo y ningún ángel de Thomas Harlan.

--Pero Cipe, no me refiero sólo a ese período. Antes de conocernos y ser amigas yo tenía una imagen tuya como de una mujer tempestuosa con grandes amores, hombres apareciendo por todos lados. ¿Esa vida personal tuya fue, en algún momento, más importante que el teatro?

--El teatro fue fundamental pero también los hombres. Aunque creo que nunca hubiera dejado la carrera por un hombre. Una sola vez en mi vida llegué a pensarlo...

Cipe se encierra en una total reserva y con una sonrisa evade más preguntas al respecto.

--Me parece que eso lo pensaste en un ataque de amor. No te veo renunciando a la escena.



Cipe se ríe francamente:

--Es probable. No dudo que mi camino, mi vida, es esto. No hay otro. Tengo mi familia, sin duda mi hija y mis divinos nietos. Pero donde yo pueda ser útil, sentirme útil... Cuando el episodio del colegio Carlos Pellegrini papá se sentó frente a mí y me explicó: "Mirá, Cípele, el talento está bien pero hay que ser útil en la vida". Y eso me quedó grabado. El talento tiene que estar al servicio de algo. No sólo como una gratificación personal. Yo no me olvido de la suerte que he tenido. Por eso no es que me haya esforzado por mantener una conducta en el teatro. Simplemente hice siempre lo que quise hacer. No estoy arrepentida de ninguna de las obras que he representado. Ni de ninguna película, ni de ningún trabajo. Quizá pudo haber salido mejor o peor pero no tengo por suerte nada de qué avergonzarme. Y esto se lo debo a mi papá.
Imagino a Joel Lincovsky, hoy.

--No puedo dejar de pensar en que si tu padre viviera tendría, por ejemplo en el tema AMIA, la misma actitud intransigente que tenés vos.

--Sin duda. Mi padre hubiera salido a discutir el tema de la construcción del edificio en el lugar del atentado. El hubiera pensado seguramente como yo en que hay lugares en los que no se puede ni se debe construir. Y sobre esto quiero recordar algo: en enero de 1959 fui a Varsovia. Nunca había estado allí. Ibamos en auto con un amigo y, de pronto, miré hacia la derecha y frente a un gran descampado le pedí al chofer que detuviera el auto. Caminamos unos pasos y, movida no sé por qué fuerzas, me agaché y tomé un puñado de tierra y empecé a llorar. No podía contenerme. Me saltaban las lágrimas y, al mismo tiempo, les decía "yo estuve aquí", con la absoluta convicción de que era así. Y ellos me consolaron pero su consuelo fue una revelación terrible: "No, Cipe, nunca estuviste aquí. Y por suerte, porque esto es el Ghetto de Varsovia". Y te cuento esto porque yo creo que la tierra habla, que los muertos hablan. Lo mismo me ocurrió en Leningrado, adonde fuimos con Fernando López de La Nación y Néstor Tirri de Clarín. Con Antonio Ottone formábamos parte de la delegación que había concurrido al Festival de Cine de Moscú y decidimos ir a San Petersburgo (Leningrado) a contemplar las famosas noches blancas. Es un espectáculo impresionante: a eso de las cinco de la tarde comienza una niebla que luego se transforma en un resplandor, como si fuera el filtro de una cámara. La guía nos llevó entonces a un gran parque donde el suelo estaba marcado por un camino de tierra y un camino de césped. Era una gran extensión como de unas cinco cuadras. Al final, podíamos divisar una construcción y también a lo lejos se escuchaba música de Bach. Comenzamos a caminar hacia ella pero al poco rato me sentí rara, diferente. Observé que Tirri estaba muy pálido y más adelante Ottone también mostraba una gran desazón. Resolvimos detenernos cuando Fernando López se dirigió a la guía "¿qué es este lugar? ¿dónde estamos?".

Ella, una mujer amable y tranquila, tardó unos instantes en hablar: "Estamos caminando sobre un millón de muertos". Allí estaban enterradas las víctimas de aquella horrible batalla. El sitio de Leningrado.

--¿Vos pensás entonces que la tierra habla y que en el caso de la AMIA no debería haberse construido sobre ella?

--Creo que no. Que debería haber quedado como un monumento nacional. Siempre recuerdo que en Colombia un atentado de los narcoterroristas mutiló una magnífica estatua de Botero. Inmediatamente llamaron a Botero a París para preguntarle si iba a hacer una nueva colada para no perder esa escultura. "De ninguna manera --contestó Botero-- ahora se tiene que llamar Violencia porque los hechos la han modificado pero sigue siendo ella misma." Te cuento esto porque creo que hay cosas que deben llevar una memoria concentrada. Por algo el diccionario de la Real Academia define a memoria como "potencia del alma por la que no se olvida sino se recuerda". Y yo pienso que el que no tiene memoria es un impotente frente a la vida.


¿POR QUE CIPE LINCOVSKY?

El arte de vivir
Por Magdalena Ruiz Guiñazú



Elegimos conversar con Cipe no sólo por su trayectoria, su tarea infatigable, su permanencia en la escena y su indeclinable amor por ella. La elegimos porque básicamente Cipe es un ser libre. Siempre lo fue hasta el punto de tener que sufrir amenazas y exilio. Cuando ella define a "los sin memoria" como impotentes frente a la vida surge entonces la curiosidad. ¿Cómo se siente esta mujer independiente de corazón en un mundo donde el hedonismo y el materialismo tienen una injerencia tan poderosa?
"Hay momentos en los que uno se siente incómodo en el país --me contesta Cipe--. La Argentina es, a veces, una madrastra con ciertos hijos. Pero no se puede hablar mal de la madrastra porque todavía vive el padre. Porque el padre es el país de uno y la madrastra muchas veces no responde a las necesidades de sus hijos. No vamos a empezar a hablar aquí de todos los científicos que están dando vueltas por el mundo. De todos los músicos, actores, docentes que se han ido y no volverán. Y no te hablo sólo de un Premio Nobel como Milstein. Es un proceso muy doloroso y que no ha terminado de revertirme."

--¿Creés en otra vida después de ésta?, le pregunto entonces.

--Realmente no. Me parece que no. Tampoco en una justicia posterior que administre premios y castigos. Estos premios y castigos son los que nos brinda la vida, aquí en este mundo. Sin embargo, y a pesar de aquello de la madrastra de la que hablábamos, te diría que en mi caso yo no me puedo quejar de nada. No hay un momento de mi vida que no pueda recordar con algún enfoque positivo. Para mí la botella está siempre medio llena. Nunca semivacía.

Y en la sonrisa de sus grandes ojos, en la falta de resentimiento y en la alegría de estar viva creo que se encuentra la clave de una historia en la que Cipe ha sabido entender el arte de vivir.




Nace en Buenos Aires el 21 de Septiembre.

TRABAJOS REALIZADOS:

1953: "Madre Coraje" de B.Brecht. Bs As. Argentina.
1954: "Las brujas de Salem" de A. Millar (Abigail)
1957: "Recitales en Moscú, Berlín, Varsovia, Paris.
1958-9:"Yo solo y ningún ángel". T. Harlan Kongreshalle. Premio Impacto
Dramatico.
1960: "Las tres hermanas". A. Chejov (Mascha) Teatro I.F.T Feria
internacional de Leipzig (recitales)
1961: "Santa Juana de América". Cine. Berlín Oriental. Actuaciones
Berliner Ensamble.
1962: "Andorra" M. Frich. Teatro San Telmo. Bs As Argentina
" Los otros" de Carlos Gorostiza (tv)
1963: "Gira con recitales en Berlín, Dressden,Leipzig, Manchen.
04 programas especiales en TV alemana
1964: "Divinas palabras" de V. Inclan. Teatro Coliseo. Bs As. Premio Talia
Mejor Actriz.
"Un mes en el campo" . Turgurnief (Natalia) Teatro.
1965 "Un hombre es un hombre" de B. Brecha. Teatro
1966: "Recitales en toda Alemania. Temporada Teatro Judío con Joseph Bulof, Teatro Odeón.
"Desnudo con violín". TV
1967: "Delicado equilibrio". E. Albee. (Clara) Teatro.
1968-9:"Recitales por toda Alemania. " Ana Karenina". L. Tolstoi.(TV) Martín Fierro
Mejor Actriz.
Protagoniza la película "La Tomasa". Cine Manchen. Bundes Preisse
1970: "Rojo y Negro", " Teresa Raquin", "Heda Gabler" (TV)
" Yo quiero decir algo" Kabaret literario.
1972: "Piper Music-hall" Roma R.A.I
"De donde soy lo que soy". Kabaret literario.
"La vuelta al hogar". Pinter. Teatro.
1973: "Casa de Muñecas" Ibsen. Teatro. Ciclo de grandes novelas en TV. Premio Martín Fierro. TV.
"Quien le teme a Virginia Wolf?" Teatro
"Quebracho". Cine Premio Jarlovi Vari.
"La tregua". Cine. Premio Oscar Mejor Película Extranjera.
"Boquitas pintadas". Cine. Premio San Sebastián compartido Mejor Actriz.
1975: "Gracias". Kabaret.                                                                          
"Una mujer". Cine.
1976: "Nuevamente gracias". Kabaret.
"Yo quiero decir algo". Teatro Alfil-Madrid. Premio Mejor Actriz  
Extranjera Teatro Romea, Barcelona. Festival Internacional del
Sonido. Valladolid. Premio Mejor Actriz Extranjera. Parte exiliada en
España.
1977: "Luto riguroso". Cine. España. " Yo quiero decir algo" Teatro Las
Palmas, Caracas. Teatro Nacional de Caracas. Aula Magna
Universidad.
1978: "IV Sesión Mundial Teatro de Naciones". Caracas. Premio Mejor Actriz
del Año, Caracas. Premio Juana Sujo.
1979: "Salome" Teatro Nacional Milán. Dirección Linsay Kemp
V Sesión Mundial del Festival de las Naciones. Hamburgo. Premio   
Mejor Actriz.
Estreno Mundial de " Isadora". Teatro Quimera. Dir: Linsay Kemp.
Santa Cruz de Tenerife. Gira España
1980:  Regreso del exilio. " Filomena Marturano". Eduardo de Filippo. Teatro
1981:  "Sara Bernhardt". Muriel. Teatro Liceo.
1982:  "Siempre vuelvo a ti" Kabaret literario. Teatro Odeón.
1983:  "Siempre vuelvo a ti" Paris. New York
Premio Estrella de Mar Bs As
1984:  "El juguete rabioso". Cine.
1985: "Petra regalada". Teatro Odeón. Ciclo " Voces" Unipersonal Teatro
Municipal General San Martín.
1986:  "EL idioma de mis padres". Unipersonal. Bs As
" Apartamento cero" Cine Producción U.S.A
" Pobre mariposa" Film. Argentina.
1987:  "Hagamos memoria" Unipersonal. Teatro Catalinas. Gira Colombia,
Puerto Rico y Uruguay.
1988: "Homenaje". Teatro Municipal General San Martin. Bs As.
Unipersonal gira Uruguay, Colombia y Puerto Rico.
1989: "Tango desnudo". Cine. Producción U.S.A
"Madre Coraje" de B. Brecha. Dirección; Robert Sturua. Teatro Nacional Cervantes. Bs As. Argentina
"La amiga" Cine. Premio San Sebastián Mejor Actriz compartido con Liv
Ullman.
Premio Mejor actriz cine Cóndor de Plata por " La amiga".
Participación en el Festival de Cine de Japón.
"Madre Coraje" Festival de Teatro de Caracas. Premio " Andrés Bello"
por el aporte a la cultura latinoamericana.
" Naked Tango" Cine. U.S.A
1990: "Nijinsky,Cloe de Dios". Junto a Jorge Donn. Dir: Maurice Bejart. Gira
Argentina, Brazil, Italia, Alemania, Moscu, Premio a la Mejor
Interpretación compartido con Jorge Donn. Festival " NIjinsky". Moscú.
1991:  Gira "Nijinsky" Francia, Italia, Japón, Suiza, Bélgica, España
1992: "Festival Internacional de Caracas One-Woman-Show" "Siempre
vuelvo"
"Movi Dick" Victorio Gassman. Festival Internacional de Unipersonales,   Israel con " Lo mejor de Cipe".
1993:   Premio ACE Mejor Espectáculo Unipersonal "Lo mejor de Cipe".
1994: "El patio de atrás" de C. Gorostiza. Premio Maria Guerrero Mejor Actriz
1995:   Premio " Estrella de Mar"  Mejor actriz.
Premio Florencio Sánchez Mejor Actriz.
Film "Caballos salvajes". Cine.
1996:  "Compañía" de E Rovner con Carlos Carela.
1997:  "Teatro Nuestro" Obras de Gorostiza, Cossa y Kartum.
1998:  "Cipe dice a Brecht". Bogota. Montevideo. 18 ciudades de España. Israel
"Dos hermanas"  con la actriz Orna Porat. Israel.
2000:  "Che, Quijote y bandoneón" Dir: M Bejart Gira Europea y
latinoamericana Israel..
2001:  "Che, Quijote y bandoneón" Gira Latinoamericana
2002:  19 Festival de Cine Mar del plata. Premio " Brillante trayectoria
actoral".
2003:  Premio Trinidad Guevara "Trayectoria".
Premio Modesta " Consagración a la trayectoria Honorable".
2004:  Premio Florencio Sánchez a la Trayectoria.
2005:  "Gran Premio a la trayectoria artística" Fondo Nacional de las Artes.
2006:  Cipe dice Brecht
Presentación de su libro "Encuentros"
2007:  Gira a Santiago de Chile (Invitación del Ministerio de Cultura)
Nombrada "Ciudadana Ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires"
Agosto -  Invitada de Honor para los festejos de "50 años de la
Kongreshalle de Berlín, Teatro donde se realizó el estreno mundial de
la obra "Yo solo y ningún ángel" con Cipe Lincovsky.


domingo, 13 de enero de 2013

La película olvidada: El rabino y el pistolero, de Robert Aldrich, 1979.



'El Rabino y el Pistolero', Harrison Ford y Gene Wilder, imposible pareja


‘El Rabino y el Pistolero’ es una de las películas más extrañas jamás realizadas, por muchas y diversas razones. Una de ellas es la absoluta locura transitoria por la que todos sus responsables pasaron cuando tuvieron la absurda idea de que un film así podía llevarse a cabo. Ver para creer. La película está realizada a mayor gloria de Gene Wilder, que por aquel entonces gozaba de una gran popularidad por haber protagonizado algunas de las comedias más exitosas de los 70 (de las que probablemente la únicas que se salvan son ‘El Joven Frankestein’ y ‘El Expreso de Chicago’). Según cuenta el propio Wilder, en ‘El Rabino y el Pistolero’ su compañero estuvo a punto de ser John Wayne, quien declaró que le gustaba el personaje del pistolero. Al parecer los honorarios que Wayne recibiría por ello era menores de lo que la estrella solía cobrar y declinó la oferta. Sabiendo que murió el mismo año de realización de esta película, y que su último trabajo para el cine había sido la magnífica ‘El Último Pistolero’, fue mejor así.


Meter a Harrison Ford tampoco fue buena idea, no porque no fuera una buena elección, sino porque su trabajo al lado de Wilder se ve totalmente eclipsado en un film que prefiere centrarse en las tonterías y supuestas gracias del actor, que en narrar una buena historia sobre la amistad y tolerancia, que era a lo que aspiraba esta película. ‘El Rabino y El Pistolero’ narra la odisea de un judío de Polonia que es enviado a San Francisco, donde continuará su labor religiosa además de contraer matrimonio. Pero una vez en suelo americano, tendrá que atravesar un montón de dificultades si quiere llegar a su destino. Será atracado, golpeado, tiroteado y hasta se encontrará con los indios. También con un pistolero, atracador de bancos y trenes, que le acompañará en su viaje.




Ford era una estrella en alza por aquel entonces. Venía de saborear el éxito con ‘Star Wars’, se había codeado con Coppola en ‘Apocalypse Now’, y sorprendía en un drama romántico y bélico que fue ninguneado injustamente, ‘La Calle del Adiós’. Daba perfectamente el tipo para el personaje de pistolero, un hombre duro y bravucón, pues se asemejaba bastante con su rol de Han Solo. Pero lo que funciona a la perfección en una película no tiene porqué hacerlo en otra, sobre todo cuando se trata de un disparate como éste, en el que forma, intenciones y resultados caminan por sendas muy diferentes. Muy probablemente a Ford no le importase el haber fracasado con este film, dadas las buenas películas en las que sí intervino (y ya no hablemos de sus éxitos taquilleros), pero si lo miramos bien, podemos ver que se trata de una oportunidad desaprovechada. Primero por que se trata de un western, género prácticamente muerto en aquellos años, y segundo porque su director es nada más y nada menos que Robert Aldrich, cuya filmografía habla por sí sola. El mismo que nos regaló joyas como ‘¿Qué Fue de Baby Jane?’ o ‘Canción de Cuna para un Cadáver’, por citar sólo dos ejemplos, es el mismo que nos torturó con esta película. Y es que nada de lo que hizo grande a Aldrich puede encontrarse en ‘El Rabino y el Pistolero’, por cierto, absurda traducción del original, ‘The Frisco Kid’.




La película apenas tiene ritmo, su puesta en escena brilla por su ausencia (la de Aldrich, claro) y tiene demasiados tics televisivos. La historia no termina de enganchar, y avanza a trompicones, si es que alguna vez termina de arrancar, resultando por momentos demasiado repetitiva. Y el intento de mezclar clasicismo con comedia moderna (la de aquellos años) es una locura que ni siquiera Aldrich puede salvar, sobre todo porque fue un director que solía flojear bastante cuando se trataba de hacer reír. Además, aquí no pudo hacer nada para controlar a su estrella, un Gene Wilder, como casi siempre pasado de rosca, y que acapara toda la película. Sus numeritos son interminables y ponen a prueba la paciencia del espectador. Y la química con Ford pues lógicamente no existe.

‘El Rabino y el Pistolero’ es una mala película, con todas las letras. Se salva alguna imagen aislada, y algún chiste (hay tantos…), pero su visionado supone todo un tormento para cualquier amante del cine, incluidos los admiradores de Gene Wilder, la piedra angular del film. Afortunadamente, esta película no está editada en dvd en nuestro país, así que si os interesa, y no sois de los que compráis al otro lado del charco, tendréis que hacer trabajar a vuestro animal de carga favorito, eso si no os da una coz antes.

Ficha Técnica


Director: Robert Aldrich

Intérpretes: Gene Wilder, Harrison Ford, Penny Peyser, Ramon Bieri, Val Bisoglio, William Smith

Título en VO: The Frisco Kid Año: 1979.
Duración: 122 min.
Género: Comedia
Guión: Michael Elias, Frank Shaw
Fotografía: Robert B. Hauser
Música: Frank DeVol


Fuentes: Portal Blog de cine.
http://www.fotogramas.es/Peliculas/El-rabino-y-el-pistolero